27 de octubre de 2009

Correos y telecomunicaciones - Julio Cortázar




Una vez que un pariente de lo más lejano llegó a ministro, nos arreglamos para que nombrase a buena parte de la familia en la sucursal de Correos de la calle Serrano. Duró poco, eso sí. De los tres días que estuvimos, dos los pasamos atendiendo al público con una celeridad extraordinaria que nos valió la sorprendida visita de un inspector del Correo Central y un suelto laudatorio en La Razón. Al tercer día estábamos seguros de nuestra popularidad, pues la gente ya venía de otros barrios a despachar su correspondencia y a hacer giros a Purmamarca y a otros lugares igualmente absurdos. Entonces mi tío el mayor dio piedra libre, y la familia empezó a atender con arreglo a sus principios y predilecciones. En la ventanilla de franqueo, mi hermana la segunda obsequiaba un globo de colores a cada comprador de estampillas. La primera en recibir su globo fue una señora gorda que se quedó como clavada, con el globo en la mano y la estampilla de un peso ya humedecida que se le iba enroscando poco a poco en el dedo. Un joven melenudo se negó de plano a recibir su globo, y mi hermana lo amonestó severamente mientras en la cola de la ventanilla empezaban a suscitarse opiniones encontradas. Al lado, varios provincianos empeñados en girar insensatamente parte de sus salarios a los familiares lejanos, recibían con algún asombro vasitos de grapa y de cuando en cuando una empanada de carne, todo esto a cargo de mi padre que además les recitaba a gritos los mejores consejos del viejo Vizcacha. Entre tanto mis hermanos, a cargo de la ventanilla de encomiendas, las untaban con alquitrán y las metían en un balde lleno de plumas. Luego las presentaban al estupefacto expedidor y le hacían notar con cuánta alegría serían recibidos los paquetes así mejorados. «Sin piolín a la vista», decían. «Sin el lacre tan vulgar, y con el nombre del destinatario que parece que va metido debajo del ala de un cisne, fíjese». No todos se mostraban encantados, hay que ser sincero.

Cuando los mirones y la policía invadieron el local, mi madre cerró el acto de la manera más hermosa, haciendo volar sobre el público una multitud de flechitas de colores fabricadas con los formularios de los telegramas, giros y cartas certificadas. Cantamos el himno nacional y nos retiramos en buen orden; vi llorar a una nena que había quedado tercera en la cola de franqueo y sabía que ya era tarde para que le dieran un globo.

Julio Cortázar-

escritor e intelectual argentino. Nació con el nombre de Jules Florencio Cortázar en Bruselas (Bélgica) el 26 de agosto de 1914 y falleció en París (Francia) el 12 de febrero de 1984.

Se le considera uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto, la prosa poética y la narración breve en general, comparable a Jorge Luis Borges, Antón Chéjov o Edgar Allan Poe, y creador de importantes novelas que inauguraron una nueva forma de hacer literatura en Latinoamérica, rompiendo los moldes clásicos mediante narraciones que escapan de la linealidad temporal y donde los personajes adquieren una autonomía y una profundidad psicológica pocas veces vista hasta entonces.

Vivió buena parte de su vida en París, ciudad en la que se estableció en 1951, en la que ambientó algunas de sus obras, y donde finalmente murió.


Julio Cortázar

Nacimiento:
26 de agosto de 1914
Bandera de Argentina Embajada argentina en Ixelles, Flag of Belgium (civil).svg Bélgica

Defunción:
12 de febrero de 1984(69 años)
Bandera de Francia París, Francia

Seudónimo:
Julio Denis (en sus dos primeros libros)

Ocupación:
Escritor, profesor, traductor

Nacionalidad:
Bandera de Argentina Argentina Bandera de Francia Francia

Género:
Novela, cuento, poesía, prosa poética, microrrelato(Procemas y meopas, como solía llamarlos él)







7 comentarios:

lully desnuda dijo...

Hi dear Irma!!
Cada que vengo me deleito no sólo con la música sino también con tu selección de escritores que siempre están. Cortazar, un deleite.

Te abrazo con especial afecto!

Umma1 dijo...

Qué observador era cortazar.
Porque la vida es así nomás.

PIZARR dijo...

Como siempre aprendiendo de tus entradas Irma.

En Enero empiezo un curso titulado "La novela del Boom latinoamericano", entre los que estudiaremos a Cortazar logicamente.

Un abrazo

Airblue dijo...

Princesa, solo decirte que espero estés muy bien. No he podido entrar hasta hoy, muy ocupada con cambios en la casa y mi chequeo anual.

Besos Irma, montones de besos azules.

SUsana dijo...

Nuestro adorable Julio me hizo dibujar en mi cara una sonrisa enorme.
Gracias por compartirlo.
SUsana

Althena dijo...

Ah, amo a Cortazar desde los 13 años y a los gatos desde que naci. Si necesitas experiencia en preparar leches fortificadas, biberones y demas, no dudes en contactarme!!!! Rescatista felina presta para ello.
.
Ah, quien soy, me presento, Althena la nueva incorporacion de "LA COSTILLA INCOMODA" reloaded, en caracter de pregonera hoy que puedo mientras las otras trabajan que vidurria-que junto con las chicas volvemos a la carga. Aseguramos que ningun hombre saldra herido, y de serlo sera curado. Asi que cuando gustes, la casa nuevamente es tuya para pasear a voluntad.

RosaMaría dijo...

Otro gran escritor! hermoso y curioso texto del genio. Besote