7 de enero de 2009

Julia Prilutzky Farny




YO NO SÉ TODAVÍA CÓMO EXISTE

Yo no sé todavía cómo existe,
cómo ha venido a mí y está creciendo
la indócil llamarada que no enciendo
y esta emoción que tiembla y que persiste.

No sé si estar alegre o estar triste,
ya no entiendo la voz sino el acento,
ya no busco ni espero ni presiento:
apenas sé que estoy. Que está. Qué existe.

Pero cómo saber si es sólo un juego:
neblina, soledad, engaño, fuego.
¿Es un juego? Pues bien, hay que jugarlo

con una dulce complacencia esquiva
o una total entrega fugitiva.
¿Y si fuera el amor? Hay que aceptarlo.


CÓMO DECIR DE PRONTO...

Cómo decir de pronto:
tómame entre las manos,
No me dejes caer. Te necesito:
acepta este milagro,
tenemos que aprender a no asombrarnos
de habernos encontrado,
de que la vida pueda estar de pronto
en el silencio o la mirada.
Tenemos que aprender a ser felices,
a no extrañarnos
de tener algo nuestro.
Tenemos que aprender a no temernos
y a no asustarnos
y a estar seguros.
y a no causarnos daño.


QUIERO ESTAR EN TU SUEÑO...

Quiero estar en tu sueño. Ser tu sueño.
Penetrar más allá de lo que advierte
la mirada sutil. Como beleño
recorrer, galopar tu sangre inerte.

Quiero quebrar con definido empeño
toda defensa en ti: muralla, fuerte:
y adentrarme, crisálida de ensueño
más allá de tu vida y de tu muerte.

Más allá de tu piel, y más adentro
de toda sombra, y más allá del centro
desconocido, virgen, tembloroso...

Y estar dentro de ti -seguro puerto-
como un paradojal milagro cierto,
presentido a la vez que pavoroso.


QUIERO LLEVAR TU SELLO

Quiero llevar tu sello,
estar marcada
como una cosa más entre tus cosas.
Que las gentes murmuren: allá pasa,
allá va feliz, la señalada,
la que lleva en el rostro
esa antigua señal de risa y lágrima,
la cabellera derramada y viva,
toda ella una antorcha y toda llama,
musgo de eternidad sobre sus hombros
resplandeciendo así, como una lámpara.
A mis pies, un rumor de muchedumbre
se irá abriendo en canal, como una calle.
No me importa que digan:
esa mujer que escapa como ráfaga,
que no ve fuera de su sangre, nada,
que ya no escucha fuera de sus voces,
que no despierta sino entre sus brazos,
que camina sonriendo;
esa mujer que va segando el aire,
la boca contra el viento,
le pertenece toda como un libro,
como el reloj, la pipa o el llavero.
Como cualquier objeto imprescindible
que es uno mismo a fuerza de ser nuestro.
Quiero que todos sepan que te quiero:
deja tu mano, amor, sobre mi mano.
Sobre mi corazón, deja tu sello.


QUIERO UN AMOR DE TODOS LOS INSTANTES

Quiero un amor de todos los instantes,
aunque no sea un amor para la vida;
quiero un amor con la ansiedad del antes
para después del ansia desmedida.

Quiero la fe de todos los amantes
en este solo amor, ver contenida:
tumulto de horizontes trashumantes
y luego, claridad de agua dormida.

Quiero un amor transfigurado en fuente
de todo florecer: fruto y simiente;
a tal único amor, mi amor sentencio:

aquél de la impaciencia y el latido
y la fiebre y el grito y el gemido
y el difícil momento del silencio.


UN DÍA TE QUERRÉ...

Un día te querré... Un día: ¿cuándo?
No lo sé, ni me importa, todavía.
Tan segura de amarte estoy, un día,
que ni anhelo ni busco, voy andando.

Mi mano que la espera va ahuecando
hoy reposa indolente, blanda y fría.
Un día te querrá... Hoy sólo ansía
encerrarse en la tuya, descansando.

Mi amor sabe aguardar. No es impaciente:
su deseo es arroyo, y no torrente
que hacia ti, con certeza, sigue andando.

Y una tarde cualquiera y diferente
me ha de dar a tu amor, serenamente.
Un día te amaré: ¿qué importa cuándo?


JULIA PRILUTZKY FARNY




Julia Prilutzky Farny nació en Ucrania en 1912 y adopto la ciudadanía Argentina. Cursó estudios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA, y fue discípula de Alberto Williams en el Conservatorio Nacional de Música. Fue redactora de la Nación; El Hogar; Para Ti, El Mundo, Mundo Argentino y Clarín. Inauguró la cátedra de Literatura Hispanoamericana en las Universidades de Madrid y Salamanca y dictó cursos y conferencias en universidades de la Argentina y de Latinoamérica. Es una poeta representativa de la generación del 40.

Escribió su primer libro a los dieciocho años (Títeres imperiales) que Eduardo Mallea, publicó por entregas en el diarioLa Nación. Luego siguieron sus libros de poemas: Viaje sin partida (1939) Intervalo (1940) Sonetos (1942) La Patria (1949) Comarcas (1949)El Escudo (1954) Este sabor de lagrimas (1954) Obra poéticas (1959) No es el amor (1967) Hombre oscuro (1968) Dulce y extraño amor (1982).

Antología del amor publicada por primera vez en 1972 , ha tenido veinticinco ediciones y mereció la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores.

La dulzura e intensidad de su Poesía nos llena de placer y ternura al leerla, toda su obra es un canto al Amor y a los sentimientos más profundos.

Como periodista, hizo reportajes a Franklin Delano Roosevelt, al escritor Lin Yutang, al papa Paulo VI (en una rara ocasión en que un pontífice otorgó una entrevista). Fue amiga de Alfonsina Storni y de Eva Perón.
Falleció en Buenos Aires a los 89 años el 12 de marzo de 2002.







11 comentarios:

tanguetto dijo...

Debo reconocer con mas verguenza que orgullo, que descubrí a Julia por ver telenovelas de Migré.
El insistía en poner las palabras de Julia en boca de sus personajes, así me encontré con una poetiza IMPRESIONANTE.

Gracias por la emoción...

Nanny Lidia dijo...

Hola Irma la poesia como siempre muy linda , pero esta musica me encanto!!!, que bonita voz. Tu blog esta muy lindo , perdon que no pase mas seguido pero ya pronto di Dios quiere tendre mas tiempo.

un beso grandeee
y muchos pata mis sobrinos.

Airblue dijo...

Irma:

La poesia no puede ser más hermosa, me ha encantado y no me importa reconocer mi ignorancia hacia ésta prolífica mujer en cuanto a cultura se refiere. Siempre se aprende algo. Todos los dias aprendo algo contigo.

Un fuerte abrazo amiga.

Chela dijo...

Esta vez tengo que confesar que no conocía a esta maravillosa poeta y la verdad es que merece la pena.
Haces muy bien en difundirla en Internet porque así ha llegado hasta mi y por lo que veo también a Airblue, otra gran amiga.

Un abrazo muy fuerte, Safiro.Estoy deseando volver a dedicar tiempo al cibere-spacio.Poco a poco voy saliendo de las obligaciones que me han atado este año de una forma especial.

Recibe todo mi cariño.

PIZARR dijo...

Me ha encantado descubrir de tu mano a esta mujer. Los poemas que nos traes son todos preciosos, tendré que buscar más.

Como siempre Safiro te empleas a fondo cuando nos presentas a alguien y eso es de agradecer.

Me guardo los poemas ya mismo

Un beso

Airblue dijo...

SAFIRO:

Rectifico, dije que no la conocía pero encontré un poema que tenía publicado en un foro de poesia que es de ella, de Julia:

"Tú duermes, ya lo sé. Yo estoy velando.


No importa que estés lejos, que no escuche.


Tu cadencia en la sombra,


No importa que no pueda


pasar mi mano por tu cabeza,


tus sienes y tus hombros.


Yo estoy velando siempre.


No importa que no pueda acurrucarme,


para que tú me abraces sin sentírlo.


para que me retengas.


Mientras yo tiemblo y digo símplemente


palabras que no escuchas.


Yo no puedo estar tan lejos.


Pero sigo velando cuando duermes.


................


Prilutzky Juilia


¡Despiste total el mio!!!!!

Miles de sueños, que yo te velo.

TINTA DEL CORAZON dijo...

GRACIAS POR HACERNOSLA CONOCER.
CARIÑOS

MARISEL dijo...

Yo no la conocía y te agradezco que pudiera hacerlo aquí contigo...Un beso Safiro.
Marisel

EL HIPPIE VIEJO dijo...

Julia Ptrilutzky Farny
una gran poeta sin dudas!

La vi en muchos reportajes
era muy dulce!
Bien por recordarla Irma!

Muchos saludos!

Adal

lullly desnuda dijo...

Me encanta leerla de vez en cuando y colmarme de esos silencios pero a la vez de esos gemidos que cita en algunos de sus escritos. Una Ucraniana-Argentina, una bonita.

Es delicioso pasearme por tu espacio apreciada Irma. Me voy siempre feliz.

Un abrazo!

Umma1 dijo...

Los poemas de esta mujer me fascinan. Los de ella, Olga Orozco, Carilda Oliver Labra, Juana de Ibarbourou, Cristina Peri Rossi, mujeres todas que parecían escrbir con las entrañas.

Wow... cómo me gustan.