4 de junio de 2009

FACUNDO CABRAL

Cantante, compositor, escritor y dibujante argentino nacido el 22 de mayo de 1937


En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, en 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró “Mensajero Mundial de la Paz.

“ Yo sigo siendo tan inocente que, me sigue alumbrando la bendita esperanza de que un día, los poetas gobernarán el mundo.”

"Siempre, con lo que tengas, se puede, se debe empezar de nuevo. Tenemos el deber de ser felices."

"Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿Por qué te preocupas tanto?"

“ Un hombre que habla con las palomas no está loco, sino, benditamente enamorado.”


"Vive de instante en instante, porque eso es la vida. Me costó 57 años llegar hasta aquí, ¿Cómo no gozar y respetar este momento?"

"Si quieres recuperar la salud, abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades."


"Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo. Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, ¡Pero no digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes!."


"Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente."


" De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido."

"Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría, ni sufriste el más grande dolor."

"No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas."


"Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella."


"El bien y el mal viven dentro tuyo, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas Son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano."

"No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida."


"Perdona a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta."

"Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos. "

Borges

-Cuando le pregunté a Borges porqué no había libros suyos en su biblioteca, me dijo: porque sigo teniendo el hábito de la buena lectura.

-Cuando le pregunte qué le había parecido Arreola, que acababa de visitarlo, me dijo: es un verdadero caballero, me dejó dos o tres silencios.

-Cuando le pregunté por Cien años de soledad, que le habían leído, me dijo:
los primeros cincuenta años son memorables...

-Al verme asombrado por su presencia en mi concierto, Ray Bradbury me dijo: me asombra que se asombre de encontrar un Bradbury viniendo de un país que tiene un Borges que es asombroso.


La Madre Teresa de Calcuta

Pregunté a la Madre Teresa en Calcuta: ¿cuándo descansa? y me dijo: Descanso en el amor.

Le pregunté: ¿cuál es el lugar del hombre? y me dijo: Donde sus hermanos lo necesitan.

Le dije: nunca la escuche hablar de política, y me dijo: Yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve 5 minutos a escuchar un politico, y en esos 5 minutos se me murió un viejecito en Calcuta.

Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.

Una señora al ver como la Madre Teresa curaba a un leproso se atrevió a decirle que ella no haría aquello por ningún dinero en el mundo. Y la Madre le respondió: “ Ni yo tampoco; esto lo hago por amor.





ANECDOTAS Y CITAS DE FACUNDO CABRAL CONTADAS POR EL MISMO

Tomado de la página oficial: http://www.facundocabral.net

El ahijado

El poeta indio Tagore, que bautizara "mahatma", es decir, alma grande, a Ghandi, decía que cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta, más cuando el hombre canta
Dios lo ama. Mi madre poco antes de morir, me dijo: muero contenta porque cada vez te pareces más a lo que cantas. Juan Francisco, mi ahijado, dice, a sus dos años de edad, que soy artista porque canto, y que canto para poder comprarle chocolates, que es lo más razonable que escuché sobre mi oficio.

El viejo Tarahumara, el campesino chino
Pregunté a un viejo Tarahumara porqué no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo: Si las armas fuesen necesarias, habríamos nacido con ellas. Me dijo un campesino chino: Si quieres ser felíz un día emborrachate, si quieres ser felíz una semana cásate, si quieres ser felíz toda la vida se jardinero.

El regalo de la libertad

Cuando me fuí de mi casa, niño aún, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo la libertad para vivirla.

La oración dilecta de mi madre decía: Señor, te pido perdón por mis pecados, ante
todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios, olvidando que estás presente en todas partes. En segundo lugar, te pido perdón por haber implorado tantas veces tu ayuda, olvidando que mi bienestar te preocupa más a ti que a mi. Y por último te pido perdón por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando mi corazón sabe que mis pecados son perdonados antes que los cometa, ¡ tanta es tú misericordia amado Señor!.

Alguna vez me preguntó mi madre: ¿cuándo vas a dejar de pelear para comenzar a vivir?, ¡porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez!.

Mi madre creía que que el día del Juicio Final el Señor no nos juzgará uno por uno -ardua tarea- sino el promedio, y si juzga el promedio estamos salvados porque la mayoría es buena gente.
El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso -una bomba hace más ruido
que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que construyen la vida-.

Diría mi madre: Si los malos supieran qué buen negocio es ser bueno, serían buenos
aunque sea por negocio.

“ Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos...Todo esto y mucho más, lo aprendí de mi madre, se llamaba Sara, la elegí como madre por la misma razón por la que Dios la eligió como hija. Nunca pudo aprender nada puesto que, cada vez que estaba por aprender, llegaba la felicidad y la distraía.
Nunca usó agenda porque hacía sólo lo que amaba y eso, se lo recordaba el corazón. Se dedicó sólo a vivir y no le quedó tiempo para otra cosa.”


“ Me marché del pueblo dejando una novia. Muchos años después, al volver, me encontré una cuñada. Me quedé mirándola y, al ver lo que había hecho el tiempo con ella, me acerqué a mi hermano y le dije: ¡ Gracias!.

En aquella ocasión, mi hermano,
acudió borracho a una fiesta del pueblo y sacó a bailar a una gorda vestida de negro, la que le dijo: No quiero bailar con usted por tres razones, porque usted está borracho, porque no sé bailar y porque soy ¡¡ el obispo!!.”

Márquez, tras haber ganado éste el Nóbel. Todos estaban deseosos de conocer la opinión de la madre de Gabo, a lo que la señora les contestó: Yo no se nada de literatura, yo sólo sé que el Gabo tiene mucha memoria porque todo eso que escribió se lo contaron.

Esto me recuerda al inefable Juan Rulfo, cuando las gentes le pedían, casi le reclamaban del porque no escribía, a lo que él respondió: No escribo porque la gente que me contaba las cosas, se murió.”


“ Me gusta volver a Roma, principalmente al Trastébere. Una tarde de otoño me encontré, en el Campo di Fiori con un señor al que todos quisimos mucho. Le estaba echando migas a las palomas. En aquella época el maestro tenía 88 años. Estaba allí, con su mujer. No me pude resistir; me acerqué y le dije: Es usted quíen yo creo ?. Me contestó. ¡Yo soy el que tú quieras!. Entonces le dije: ¡Es usted el maestro!. A lo que me respondió, el maestro es el que te puso a ti delante de mí, y a mí delante de ti, yo sólo soy Arthur Rubistéin.

“ Me gusta volver a México, allí, en San Cristóbal de las Casas acudí al templo donde oran los Chamulas y me quedé perplejo. Cambiaron las ofrendas. Ahora le llevan al templo huevos de gallina y Pepsi-Cola. ¡ Como si Dios no supiera que no hay nada como la Coca-Cola!.

“ Un día me dijo Alberto Cortez: “ Facundo: vos sabés porque los argentinos hasta
los cuarenta años somos engreídos, petulantes, soberbios. ¿ Sabes por qué?. ¡ Porque a partir de los cuarenta somos perfectos!”. Y yo le dije: ¡ Gracias, Alberto!

“ Me apasiona volver a Guadalajara. México es como mi casa. La Guadalajara de Arriola.
Me encanta escuchar al maestro Juan José Arriola. Él me dijo un día: “
Nosotros, que somos buenas gentes, vamos a tener muchos hijos para que los malos no nos sigan ganando las elecciones.

Me gusta volver a la Guadalajara del Chente Fernández, que me dijo un día: “ Hay dos cosas que un buen charro debe tener; una buena vieja y una buena mula, eso sí, que la mula no sea muy vieja y que la vieja no sea muy mula.”

“ Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo para acercarse a la casa del zapatero en que le dijo: “ Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda encima y mis sandalias están rotas, si tu me hicieras el favor.” A lo que el zapatero le respondió: “ Aquí todo el mundo viene a pedir y nadie a dar.” Dios le dijo: “ Yo puedo darte todo aquello que tú necesites.” ¿ Tú podrías darme un millón de dólares para que yo fuera feliz?. Yo puedo darte diez veces más que eso a cambio de algo; a cambio de tus piernas. A lo que el zapatero le respondió: “ Para qué quiero yo diez millones de dólares si no voy a poder caminar sólo”. Puedo darte, continuaba el Señor, cien millones de dólares a cambio de tus brazos. El zapatero, inquieto le dijo: “¿ Qué puedo hacer yo con cien millones de dólares si no voy a poder comer solo?.” El Señor le hizo la última tentativa al zapatero. Te voy a dar mil millones de dólares a cambio de tus ojos. El zapatero, asustado ante el mendigo le respondió: “ Qué hago yo con mil millones de dólares si no puedo ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.” El señor le dijo: “ Ah, hermano, hermano, qué fortuna tienes y no te das cuenta”.

“ Mi hermano trabajaba en correos y un día le pidió dos horas de permiso a su jefe y éste se las negó. Mi hermano le dijo: “ Mire usted, es que voy a ser padre. El jefe le dijo, haber empezado por ahí. Tómese el tiempo que quiera y que le vaya bien. Como a las cinco horas regresaba mi hermano y el jefe le dijo: “ ¿Qué, niño o niña?. “ Que se yo, viejo, ahora hay que esperar nueve meses.”

“ Mi abuelo era un genio para los números. Pasábamos un día por un campo y me dijo; “ Ahí hay trescientas ochenta y cuatro vacas.”. Yo, estupefacto le pregunté: ¿ Cómo haces para saber tanto de números, para saber con exactitud el número total de vacas?. Muy sencillo: cuento el total de las patas y las divido por cuatro.

“ Un marinero le dijo a mi abuelo: “ Si me das cuatro hierros te construyo un barco.” Y mi abuelo le respondió: “ Si tú me das a tu hermana, te hago la tripulación.”

“ Mi hermano fue comunista hasta que el capitalismo le dio una oportunidad. Y es
comprensible: el joven que no es socialista no tiene futuro y el adulto que no es conservador es que no tiene cabeza. Mi hermano decía que el dinero no hace la felicidad, pero la pobreza menos, así que decidió pasar esta desdicha que es la vida, con comodidad.”

“ Mi sobrino escuchó a su padre que un día le dijo: “ Siéntate ahí que vamos hablar del sexo.” Mi sobrino, con doce años, se quedó mirando a su padre y le dijo: “ ¿Qué quieres que te explique, papá?”

“ Estábamos un día en Nueva York y, a la salida del teatro Lincon Center, se me
acercó un periodista y me espetó: “ Señor CabraL. Yo estoy de acuerdo en todo lo que usted ha dicho esta noche, excepto en que Dios es siempre justo. Si Dios fuera siempre justo, usted debería tener tanto difusión, tanto éxito como Julio Iglesias.” A lo que yo le respondí: “ Claro que Dios es siempre justo. Julio Iglesias tiene más difusión, más éxito que yo puesto que necesita del dinero mucho más que yo para vivir. Yo, que necesito más libertad que Julio para vivir, por eso Dios me hizo más libre.”

“ América, Estados Unidos, es el único lugar del mundo donde uno puede ser un mal actor y un mal presidente, todo a la vez. Allí, en Estados Unidos, los negros se hacen boxeadores para poder pegarles a los blancos legalmente.

“ Mi tío, que sabia casi todo, me dijo un día: “ Si nos sacaran todas las pendejadas que nos han enseñado, por lo menos seríamos Octavio Paz.”
Mi tío me decía que fue
seis años a la escuela, ¡ pero nunca entró!.

“ La gente es todo lo vieja que quiera ser. He visto algunas muchachas con 20 años y
estar totalmente envejecidas, por el contrario, conozco a una muchachita con 83 años, Teresa de Calcuta, que nos enseña a vivir todos los días.”

“ Un negro en la nieve es un blanco perfecto.”

“ Me contaba mi abuela en torno al día que murió Carlos Gardel. Esto ocurría en el año 1935. La noticia fue difundida por la radio. Se hicieron eco todos los barcos extranjeros anclados en el puerto de Buenos Aires. Se pusieron a sonar todas las sirenas al mismo tiempo, alguien dijo que en señal de duelo. ¿ Qué sentiste ante la muerte de Gardel, abuela?. A lo que ella me contestó: “ Caramba, ahora si que somos pobres de verdad¡”.

“ Si amas al dinero a lo sumo llegarás a un banco, pero si amas a la vida, seguramente llegarás a Dios.”

“ Me temo que Dios, a la hora del juicio final, nos juzgará por el promedio ya que, sería una ardua tarea juzgarnos uno por uno. No creo que Dios diga La Madre Teresa, 10 puntos, Margaret Tácher 2 puntos; no. Como digo, Dios nos juzgará por el promedio y, siendo así, estamos salvados ya que la mayoría son buena gente.”

“ Me gusta volver al Ecuador y sentarme frente al Cotopaxi, el volcán sagrado,
principalmente en sábado. Me gusta volver a Calcuta porque ese es el centro de la Madre Teresa. Me gusta volver a España, porque allí reina la alegría.

“ Un día, al volver a mi pueblo me encontré a mi hermano llorando porque lo había abandonado su mujer. Mi madre me preguntó que cuantos habitantes habrán en el mundo. No lo se con exactitud, le dije, pero se calcula que habremos unos cinco mil doscientos millones de personas en el mundo. Y dijo mi madre: “ Y con tantos miles de millones de personas que hay en el mundo, hay algunos que lloran por uno solo. Es como si tuviera uno cinco mil millones de pesos y lloraras porque has perdido un peso.”

“ Bienaventurado el Mahatma Gandhi que fue el que dijo que hace casi dos mil años
que estamos festejando el amor; o sea, el nacimiento de Jesús, no el de Herodes.”

“ Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para
agradar a gente que no vale la pena.”

“ La señora Indira Gandhi le encantaba desayunar conmigo, me invitaba muchas
veces para que le contara historias de Eva Duarte, a la que admiraba de forma profunda, tanto como yo la admiré. Cuando ya le conté todo cuanto supe de Evita, comencé a inventarme bellas historias de ella, pensando que la señora Indira no se iba a dar cuenta. Un día, la señora Indira me dijo: “ Facundo, te espero mañana para desayunar, espero me sigas contando historias de Evita...., aunque sean inventadas.”

“ La maestra de mi pueblo se llamaba Dorotea. Era muy respetada por todos. ¡ Por eso se marchó del pueblo, para ver si tenía más suerte!."

“ Mi pueblo tenía una sola calle. Un día, un alcalde progresista, dijo que la calle sería de dirección única. Así que los que nos fuimos, nunca pudimos volver sin cometer una infracción."

" Yo les digo a los pobres lo mismo que les digo a los ricos: Contar conmigo ya que, con amor todo es posible.”

“ Un día me encontré a un mendigo sentado junto a un basurero, al que le pregunté cual era el mejor lugar del mundo, a lo que él me respondió: ¡ Este!. Si aquí me trajo Dios, dudo que en el mundo hubiera encontrado un lugar mejor para mí.”

“ La ignorancia es un modo inconsciente del mal.”


" Mi abuelo persiguió a las muchachas hasta los noventa años. Pero ya no se
acordaba para qué."


" Somos hijos del amor, por lo tanto no es difícil sospechar que nacemos para la felicidad. Fuera de la felicidad son todo pretextos. Además debemos ser felices por nuestros hijos, pues nada hay como recordar padres felices."

" Somos hermanos de Heráclito, aquel que sabía que no bajaremos dos veces al mismo río, porque no nos bañaremos dos veces en las mismas aguas. La vida es cambio constante."


" Somos hermanos de Macedonio Fernández, el que decía: no creo en la vida de lo que no se ama ni en la muerte de lo amado."

" Somos hermanos de Demócrito, el que se hizo quemar los ojos para poder pensar;
porque decía que el mundo era tan bello que lo distraía."

" Somos hermanos de la Madre Teresa, la que sabía que el lugar del hombre está donde sus hermanos le necesitan. ¡Vean que familia!."

" El que no está dispuesto a perderlo todo, no está preparado para ganar nada."

" La pobreza no es una virtud, salvo que favorezca tu libertad."


" El conquistador por cuidar su conquista, se convierte en esclavo de lo que conquistó. Es decir, que jodiendo se jodió."


" Por el mundo caminado, he podido comprobar que el que facílmente halaga, facílmente insultará."


"El exceso de información ya es obra de deformación".


" El amor nunca se muere, sólo cambia de lugar."

"El Señor no nos va a preguntar que hicimos con el dinero, sino qué hicimos con la alegría, inevitable para vivir".

" La vida es el presente y eternamente lo has de gozar."

" Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moises, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces, cómo puedes sentirte pobre y desdichado."

“ No hieras ni ofendas a nadie, pues de uno en otro, puede volver a tí convertido en una bomba."

"¿Qué es eso de andar escondiendo lo que el Señor te dio para compartir?".

"Que no nos distraigan las noticias".

"Soy repetidor de Whitman, a quien amé hasta el plagio".

" No hay que ser pobre para alegrar a Dios, porque el Señor no tiene problemas sociales. Por eso el sol y la lluvia son para todos."

" Dios te quiere féliz y para ser féliz hay que hacer lo que uno ama; porque el amor te acerca a todo, porque el amor es valiente; es la antítesis del miedo, que es el peor dictador"


" Nunca voy con los que lloran y siempre con los que cantan. Los paisanos de mi pueblo cuando tienen un dolor, en lugar de andar llorando, cantan debajo del sol."

" La sociedad humana esta tan mal por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos."

" Bienaventurado el que no cambia el sueño de su vida por el pan de cada día."


" Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una
alegría es multiplicarla."

" Olvidar cosas malas, también es tener buena memoria, decía Martín Fierro. Yo digo: el olvido es una gentileza de Dios."

" Lo mejor de uno son los otros. Esa gente que le puso alas a mi vida, imagen, que me transformó en esto que soy; un hombre rico, inmensamente rico, en la condición que sea y donde fuere."

"Ama hasta convertirte en lo amado, es más, hasta convertirte en el amor."

"En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate,
reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad."

" Siempre, con lo que tengas, se puede, se debe empezar de nuevo. Tenemos el deber
de ser felices."


" La vida es hambre o festín. Tú eliges."

"Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas."

" Para vivir mejor, hay que ser mejor. Nadie puede hacerlo por vos."

Como los "budistas", sé "que la palabra" no es el hecho, si digo manzana no es la maravilla innombrable que enamora el verano, Si digo árbol, apenas me acerco a lo que saben las aves; el caballo "siempre" fue y será lo que es sin saber que así lo nombro. Sé que la palabra no es el 'hecho', pero sí se que un día mi padre bajó de la montaña y dijo unas palabras al oído de mi madre, y la incendió de tal manera que hasta aquí he llegado yo, continuando el poema que mi padre comenzó con algunas palabras.

Nacemos para encontrarnos (la vida es el arte del encuentro), encontrarnos
para confirmar que la humanidad es una sola familia y que habitamos un país llamado Tierra. Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad (fuera de la felicidad son todos pretextos),

"Quizá el mayor desafío del ser humano en los albores del tercer milenio no sea acabar con el terrorismo, sino precisamente ampliar ese mapa universal que posibilita una mirada más generosa, una percepción más incluyente; quizá nuestro mayor reto presente no sea el de dar con el saudí que tumbó torres e hizo tronar el mundo, sino el de romper el ensueño de la separación y las limitaciones de los sentidos y recuperar nuestro, más que probable, linaje como hijos de las estrellas, eternos navegantes del cosmos; quizá sea. constatar que no estamos solos, que compartimos universo. Nos encontramos en la más preciosa aventura jamás vivida: la suerte inmensa de reunirnos, festejar, reír y materializar, desde nuestra individualidad, un universo de colaboración entre sus seres, quienes, gobernados desde nuestro universo interior, vivimos el sueño de SER amor universal".

No estas deprimido

No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que puebla. Distraído de la vida que te rodea: delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay 5,600 millones.
Además no es tan malo vivir solo. Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, y gracias a la soledad me conozco, algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubinstein interpretaba como nadie Chopin a los 90. Solo por citar dos casos conocidos. No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un solo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además, la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles mas alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente, se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados. Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible. Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida. Dios te puso un ser humano a cargo, y eres tú mismo. A ti debes hacerte libre y feliz, después podrás compartir la vida verdadera con los demás. Recuerda a Jesús: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición. Además, la felicidad no es un derecho sino un deber, porque si no eres feliz, estás amargando a todos los que te aman. Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir, mandó a matar seis millones de hermanos judíos. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perugia, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileiros, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman, Mahler, Mozart, Chopin, Bethoven, Caravaggio, Rembrant, Velásquez, Picasso y Tamayo entre tantas maravillas. Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas....y si le ganas, serás humilde, más agradecido, por lo tanto fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser. No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas. Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida. 2007-09-16

página oficial: http://www.facundocabral.net

Dirección de su voz diciendo está distraido http://www.facundocabral.org/mp3.htm

"FERROCABRAL"

Este es un viaje personal que cruza, por lo general, un homenaje al ciruja, porque gracias a uno de ellos salí a caminar mi país al costado de la vía con la misma convicción e independencia de Juan el Bautista, el que predicara al costado del Jordán.

Unos años después, excitado por Whitman, salí al mundo. El mundo de los que, como Diógenes, eligieron su vida. Pude hacer mi propio viaje porque escapé del rebaño de los que trabajan en lo que no aman para poder consumir lo que no crean.

La manada que siempre pide la cruz para los iluminados como Jesús.

Cansado de las sectas, es decir, de los ricos que se juntan en corporaciones, de los obreros que se juntan en sindicatos, de los deportistas que se juntan en los clubes, de las clases que se juntan en países que dividen aún más a los hombre, inventé este tren para el individuo del que nace todo, desde la imprenta y la teoría de la relatividad a la consagración de la primavera y la maja desnuda.

Cada cual que es cada uno, sin paternalismos hipócritas, iniciaremos un viaje que no se interrumpirá mientras sigamos comprendiendo, como Krishnamurti que la revolución fundamental es revolucionarse.


PARTIDA

Prepárense, que vamos a partir.
Este es el tren de la muerte que cruza por la vida.
Vamos a escapar de la nostalgia que nos condena al pasado.
Basta de parientes que nos extorsionan con enfermedades.
¿Qué nos importa el viejo que fuma y fuma y fuma sentado en el umbral?
¿Qué nos importa Malena que llora como ninguna?
¡ Chao a la casita de los viejos ¡ ,
a la esquina donde se pudren los mejores frutos de la vida.

Vamos a despertar la canción del presente para no perder el tren de la eternidad.

Este es el viaje más terrible, el más maravilloso, el más delicioso,
el más absurdo, el más alucinante.
¡Adelante!, pueden subir todos.
Sólo es necesario que hayan nacido,
No importa dónde: en los barrios caros o en los barrios bajos.
Hijos de generales o degenerados.
Explotadores, explotados, dirigentes, dirigidos, presidentes o presidiarios.

Este es el viaje más extraordinario;
Vean qué espectáculo:
A la derecha los reaccionarios, a la izquierda los revolucionarios.
en el medio los hombres, los que deciden su propia vida,
es decir, tres o cuatro.

Enciendan el fuego que comenzó la fiesta, traigan el vino y los tambores,
desaten a la alegría, liberen a la pasión.
Canten y bailen con furia quijotesca, con la misma convicción del Bautista o de Moisés.

Hagan las cosas sólo por amor, porque el que trabaja en lo que no ama,
aunque lo haga todo el día es un desocupado.

Hagan el amor a las mujeres en los ómnibus y en la playas,
a las buenas y a las malas, por la buenas y por las malas.
Y en 9 meses nacerán hijos locos, benditamente locos
y por locos tan libres y por libres tan bellos
que harán un paraíso de este maldito infierno, donde las banderas se pudren
patrióticamente y las madres alimentan a sus hijos para la guerra.

Yo los conozco; hace mucho tiempo que andamos a la deriva en el mar del tiempo.
No sé si se acuerdan de mí. Yo soy Facundo Cabral y ahí no termina la cosa.
Yo soy el hijo de Sara y con eso es suficiente.

Soy el orgullo de mi abuela que es la vergüenza de mi familia.

Por mi abuela comencé a leer la Biblia a la altura de la Magdalena.
Solía decir: "decirle que no a una propuesta de amor es decirle que no al mismísimo
Dios de los Cielos que es el mismísimo amor y yo soy una mujer creyente y respetuosa del Señor"
Mi abuela pensaba que hacer el amor alargaba la vida. Por eso le llamaba la atención que Borges haya vivido tantos años (por lo menos escribió, hay gente que ni eso).
Soy la peor parte de Isabel que es mi mejor parte.
Ella no puede vivir sin mí y yo la comprendo porque yo tampoco puedo vivir sin mí.

Soy el cantor de un pueblo que no me pertenece. En mi caso si se calla el cantor no pasa nada.
Es decir, que estoy gozando de los serenos privilegios del anonimato.

Y a mi edad con derecho a los incoloros privilegios
del escepticismo. A pensar como pensaba Mark Twain en su madurez que decía:

"A mi edad cuando me presentan a alguien ya no me importa si es bueno, malo, rico, pobre,negro, blanco, judío, musulmán o cristiano. Me basta y me sobra con que sea un ser humano...
peor cosa no podría ser".

Soy moderadamente argentino y exageradamente Cabral. Algo así como un sargento
underground. Y por mi parte sargento hay gente que me odia: "Mirá por salvar a ese que salvó cuantos vinieron detrás".
Estoy asombrado de ser parte del asombroso universo y orgulloso del hambre que me mantiene despierto.
Soy inventor de mí mismo, porque esa es la tarea que me ha encomendado el Señor.
El Señor o el diablo, porque son la misma cosa. El diablo es un seudónimo que tiene el Señor para cuando tiene que crear alguna cosa de dudosa moral para no quemar su buen nombre, utiliza el seudónimo.

Soy repetidor de Whitman: " me canto y me celebro, me celebro y me canto. Y si me canto y me celebro, te celebro y te canto, porque cada átomo que me pertenece, te pertenece, porque cada átomo que te pertenece, me pertenece, porque tú y yo somos la misma cosa",
decía el viejo Whitman.

Y me acuerdo porque la primera condición que debe tener un cantor es buena memoria.

Que Tagore decía que cuando el hombre trabaja Dios lo respeta, pero cuando el hombre canta Dios... lo ama.

El pobre que anda sin copla por esta vida prestada, más que pobre es un fantasma y más que un fantasma es nada.

Vamos cruzando por la vida en el tren de la muerte, viendo como el progreso acaba con la gente.

Cuando el tiempo de los claveles, regreso contento donde María cultiva el arte mayor de las hogueras, es decir, Andalucía.

Alguna vez nos presentaron a una condesa por ahí, a aquel dilecto amigo que fue Jorge Cafrune y a mí.
El turco la miraba a la condesa, la condesa lo miraba al turco. Estaba tan asombrado el uno como el otro.
--¿Qué será eso?
El señor que nos la presentó dijo:
"Es una gran mujer, acaba de donar un terreno de su familia para que el municipio de Sevilla haga un parque público. Y el turco le dijo sin dejar de mirarla:
--"¿donó o devolvió?".

Me detengo en México donde siempre hay algo para celebrar:

"Nos vamos a echar unos tragos, pero sin exagerar... sólo hasta caernos.
Porque no es de caballeros andar bebiendo en el suelo."
"Si el vino te hace mal para el trabajo, pues deja el trabajo."
"Pues fíjate si será malo el trabajo que deben pagarte para que lo hagas."
"Yo nunca le pude decir a mi mujer que era una imbécil porque no me hubiese entendido."
"Y Dios creó a la mujer y ella le dijo: mi Señor, si María concibió sin pecar, ¿no podría yo pecar sin concebir?"
"El diablo sabe por diablo, pero más sabe por Freud".

Me detengo en San Francisco donde siempre hay algo para oír, por lo menos cuando
Krishnamurti anda cerca.
Ese que bien sabe que la revolución fundamental es revolucionarse.
Me detengo en Creta donde siempre hay algo para amar.
Me detengo en Jerusalén donde siempre hay algo que aprender, incluso no acabar con Beiruth.

Levanto la voz en Italia y hago silencio en la India.
Porque soy y vivo en el presente, porque estoy hecho de sueños y de flores, de vacío,
de vino y de trigo me llaman el Hombre. Es cierto que soy polvo sagrado yo, aunque Tú sabes mi Señor que cuando digo "yo soy" estoy diciendo "Tú eres", invicto, innombrable.

Altísimo Señor no te preocupes por el pan nuestro de cada día que eso es cosa nuestra, para eso somos hombres. Pero no nos dejes sin el sueño de cada noche porque sin él nada somos nosotros que tal vez sólo seamos un sueño que Tú sueñas.

Amado Señor:
Padre Nuestro que estás en el surco,
sacrificados seres nosotros, así en la Tierra como en el agua,
el pan nuestro de cada día ablándanos hoy
y perdona nuestras deudas así como nosotros, no sé por qué,
perdonamos a nuestros deudores
y déjanos caer en la tentación de terminar con todos ellos.
Mas líbranos de Camps,
Amén.

En el nombre del fraude, del fisco y los Esclavos Unidos, Okey !

Perdóname, Señor, pero a veces me canso, de ser un ciudadano.
Me cansa la ciudad, las oficinas, me cansa la familia y la economía.

La familia, mi Señor, ese vía crucis de parientes, esa miseria en cooperativa.

Madre hay una sola, Señor ... y justo vino a tocarme a mí ¡¡¿?!!

Perdóname, Señor, estoy harto de este infierno,
este mercado mediocre, donde todos tienen precio.
Perdóname, Señor, pero yo me iré contigo,
por tus montañas, tus mares y tus ríos.
Perdóname, Señor, pero a veces pienso
que tienes para mí algo mejor que esto.
Perdóname, Señor, no quiero ser un ciudadano,
yo quiero ser un hombre, como me has creado.

Vamos cruzando por la vida en el tren de la muerte, viendo como el progreso acaba
con la gente.

En el mundo comprobé que hay un tal para cual
y que cada uno encuentra lo que quiere encontrar.
El hombre tiene mujeres y el gerente secretarias.
El rico tiene problemas y el pobre tiene ganas.
Me escapé de la Rosario que se hace la moralista,
porque ella es virgen porque es fea y no porque sea buena.

He conocido mujeres y de eso nadie se asombre,
que por buscar un marido se perdieron a los hombres.
Parecido le pasó al tucumano Hugo Alberto
que por una sola mujer se perdió a todo el resto.
A la flecha del amor la dispara un inconsciente
de lo contrario no habría tanta desgraciada gente.

La flor seguía cantando en un Manhattan delirante como el sueño que es la vida.
Otro Kennedy llegaba, Jimmy Carter insistía, Frank Sinatra retornaba y John Lennon se moría.
O se dejaba matar para darme la oportunidad que yo pueda pasar el frente de una vez
por todas.
Thank you, John, donde quiera que estés. En el infierno con Somoza o en el Paraíso
con Vinicius du Moraes.

Entre muchas maravillas que guardo en el corazón la principal es aquella que una noche de Ecuador me libró de las cadenas cuando me dijo que sí, porque aprendí que entregarse es comenzar a vivir.

Cuatro ojos me mataron el día que nos conocimos, los dos con que me miró y los dos de su marido.

Estoy forzado a robar porque he llegado muy tarde, desde antes de nacer las cosas eran de alguien.

Por ejemplo, "El Quijote" de Miguel Cervantes, "Hojas de Hierba" de Whitman,
"Tristán e Isolda" de Wagner. España era de Franco, el Guernica de Picasso, Sofía Loren de Ponti, el oscar de Marlon Brando. La gloria era de Gardel, las vaquitas de Anchorena y si quedaba algo más se lo llevó López Herrera.

Hasta la misma injusticia ya tenía propietario como la desesperanza es privilegio del tango.

Si me gusta una mujer está de novia o casada, si soy ladrón es por culpa de la propiedad privada.



“ La humanidad no es una caravana de desesperados, sino una bendita familia festejando el amor.”


"...para ser féliz hay que hacer lo que uno ama; porque el amor te acerca a todo, porque el amor es valiente; es la antítesis del miedo, que es el peor dictador"




Datos biográficos



Facundo Cabral es un cantautor argentino nacido el 22 de mayo de 1937 en La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina. A temprana edad, su padre abandonó el hogar dejando a su madre con sus tres hijos, los cuales emigraron hacia Tierra del Fuego, al sur de Argentina.

Cabral tuvo una infancia dura y desprotegida, convirtiéndose en un marginal al punto de ser encerrado en un reformatorio. Al poco tiempo consigue escapar y según cuenta encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo.

En 1959 ya tocaba la guitarra y cantaba folklore, siendo sus ídolos Atahualpa Yupanqui y José Larralde, se traslada a Mar del Plata, ciudad balnearia a Argentina, y solicita trabajo en un hotel, el dueño lo ve con su guitarra y le da la oportunidad de cantar.

Así comenzó su carrera dedicada a la música, siendo su primer nombre artístico “El Indio Gasparino” , sus primeras grabaciones eran las llamadas comerciales y no tuvieron mayor repercusión, utilizando posteriormente su nombre verdadero en sus presentaciones.

Éxito
En 1970, graba “No Soy De Aquí, Ni Soy De Allá” y su nombre es conocido alrededor del mundo, graba en nueve idiomas con cantantes de la talla de Julio Iglesias, Pedro Vargas y Neil Diamond entre otros.

Influenciado en lo espiritual por Jesús , Ghandi y La Madre Teresa de Calcuta, en literatura por Borges y Walt Whitman, su vida toma un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que le ocurre a su alrededor, no conformándose siempre con lo que ve y su carrera como cantautor toma el rumbo de la crítica social, no abandonando su ya habitual sentido del humor.

En 1976 enmarcado como cantautor de protesta, debe dejar Argentina por la situación interna y se exilia en México, donde continúa componiendo y peregrinando, nómade incansable, lleva su pensamiento y su arte alrededor del mundo. (se estima que ha recorrido 159 países)

En 1984 regresa a Argentina con su nombre consagrado, donde ofrece un recital en el Luna Park , espacio reservado para los grandes, siguiendo Mar del Plata, donde cada noche cantaba para seis mil personas. En 1987 llenó el estadio de Fútbol de Ferrocarril Oeste, en Buenos Aires, con capacidad para cincuenta mil personas.

El 5 de mayo de 1994 comienza una gira internacional, donde se presenta en conciertos junto a Alberto Cortez en “Lo Cortez no quita lo Cabral” entrelazando humor y poesía con las canciones que hicieron famosos a ambos.

En enero de 1996, actuando en Mar del Plata, Alberto Cortez debió ser intervenido quirúrgicamente debido a una obstrucción en la carótida, (hoy ya restablecido) continuando Cabral, con la gira.

En su acervo discográfico, (no completo aún) hay varios grabados en vivo como: “Cabralgando” , “Pateando Tachos” , “El mundo estaba bastante tranquilo cuando yo nací” , “Ferrocabral” y “Lo Cortez no quita lo Cabral” Vol. 1 y 2 entre otros.

Como autor literario fue invitado a La Feria Internacional del Libro en Miami, donde habló de sus libros, entre ellos:
“Conversaciones con Facundo Cabral”,
“Mi Abuela y yo”,
“Salmos”,
“Borges y yo”,
“Ayer soñé que podía y hoy puedo”,
y el “Cuaderno de Facundo”.

En reconocimiento a su constante llamado a la paz y al amor, en 1996 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró “Mensajero Mundial de la Paz.


-Datos de Wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Facundo_Cabral

www.pagina12.com.ar/.../6-29226-2003-12-13.html



”. Lo que sí se puede dar por seguro es que un artista tan inclasificable y polémico como Facundo, que encierra una incalculable cantidad de referencias culturales, poéticas, musicales, literarias y filosóficas, es un producto de ese caldo de cultivo que fueron los ‘60.

Nació como Rodolfo Enrique Cabral en 1937, y su infancia es materia de leyenda. En un reportaje de Pipo Lernoud, Cabral relató:
“Nací en La Plata y me crié en Berisso. Mi padre era un tipo pintón, de familia rica, con bastante cultura. Mi madre era pobre e inculta, y no podía creer que alguien como mi viejo la amara. Después de tres hijos, mi viejo se piantó con otra mujer. Fue una maldición. Vivimos dos años y pico en la calle.
Allí fue que conocí a Perón, en un desfile. Me acerqué a mangarle trabajo y me mandó a un laburo en Tandil. Y ésa fue una bendición, porque me alejó de mi familia, me obligó a despertarme y rebuscármelas solo.
En realidad, desde chico anduve en la calle. Y ya sospechaba que si mi padre se había ido, había otro padre, intangible, que no me abandonaba nunca, el mismo padre de los cereales y las ratas. Esa idea inocente fue como un faro en la oscuridad. Todo el tiempo anduve tratando de detectar por dónde andaba mi Gran Viejo. Eso me llevó a leer a Whitman, a Rimbaud, a Krishnamurti, a los orientales, a los budistas, la Biblia”.

En Tandil se acercó a la literatura a través de su amistad con el escritor y periodista Jorge Di Paola, quien a su vez era amigo de Witold Gombrowicz –el escritor polaco residía en esa ciudad por entonces–, a quien el adolescente Cabral escuchaba extasiado. En Balcarce, donde había ido a trabajar en la cosecha de la papa, Cabral tuvo una revelación cuando escuchó en un club a Atahualpa Yupanqui, su máxima influencia: “Me rompió la cabeza. Pensé, la puta que lo parió, éste es mi oficio”.

Su primer trabajo como cantor también origina una de esas historias increíbles. Debutó en el Hotel Hermitage de Mar Del Plata el 31 de diciembre de 1959. Fue a pedir trabajo: esa noche tocaba la orquesta del brasileño Ary Barroso, pero un dúo que debía tocar como soporte faltó, y un tal Parisier, dueño del hotel, le dio una oportunidad.
Facundo se presentó con la actitud que iba a marcar a fuego la primera etapa de su carrera. De entrada dijo, “al entrar a este hotel aprendí algo, ya sé dónde está la guita que nosotros no tenemos”. Y continuó: “Yo no soy artista, nunca estuve en un lugar como éste. No sé qué hago aquí arriba, pero seguramente ustedes tampoco saben qué hacen aquí, entonces vamos a ver si hacemos algo juntos”.
La reacción del público fue dividida, pero a Luis Sandrini, que estaba presente, le gustó, y también a Parisier, que lo contrató por toda la temporada.

Los comienzos de Cabral en Buenos Aires, en el inicio de los ‘60, incluyen su paso por El Club Del Clan como El Indio Gasparino, una etapa de la cual raramente habla. Pero sus canciones no eran muy diferentes de las que haría en su primer repertorio, como Juana vente pa’l corral y Vuele bajo. Buenos Aires se transformaba aceleradamente, y pasada la mitad de la década, Cabral ingresó en la bohemia artística del Instituto Di Tella y la Galería Del Este. Su marco era el café concert, que convivía con los albores del rock nacional, junto a artistas como Nacha Guevara, Poni Micharvegas, Pedro y Pablo, Moris. Allí fue forjando su personalidad, mezcla de bagualas y vidalas, la milonga sureña de Yupanqui, el folk de protesta de Dylan, y la chanson francesa que tanto influyó a los cantantes de café concert, con el humor irónico y refinado de exponentes como Georges Brassens, Jacques Brel, Boris Vian.

En su libro Agarrate (Testimonios de la música joven en Argentina), Juan Carlos Kreimer incluye el retrato de un joven Cabral que sirve para comprender su perfil:
“Facundo entra al escenario solo, con lentitud, casi con humildad. En el aire flota un insistente barullo, quizá por la tardanza de los plomos en retirar los equipos del conjunto que tocó antes. Facundo saluda, pero nada. Otra vez, menos. Ya lo tiene estudiado. Se hace el respetuoso, levanta la mano hacia el superpullman y dice: Dedico mi actuación a la alta sociedad. Hay risas, gritos ingeniosos y de los otros, pero después, silencio. Lo escuchan.

Facundo relata historias de Marías que fueron a ver al cura por dos problemas (el primero ya camina, el segundo es una nena). Facundo pregunta quiénes son más ladrones, los que roban un banco o quienes lo fundaron. Rasguea epigramas: Amaos los unos sobre los otros, no hay bien que con Mao venga, una golondrina no hace un carajo. Y este barbudo simpático, comprador, demagógico hasta el extremo de que se le perdona su demagogia, vuelve a cantar. Excita tanto como el más excitante conjunto beat, aunque sea la contrafigura: ‘Se lo debo a ustedes, que pagan para no subir a un escenario’”.

Cabral consigue un contrato con el sello EMI, y obtiene su primer éxito con Dale, dale, Federico. “Hice lo que hoy sería un rap”, explicaba. “Contaba la historia de un oficinista, rimado y a un ritmo frenético.”
Después llegarían Vuele bajo y su canción más conocida, No soy de aquí. Este tema adquiriría vida propia, con traducciones en varios idiomas (entre ellas una que realizó su ídolo, Brassens, para que la interpretara Juliette Greco), hasta el punto de provocarle la siguiente reflexión:

“Siento que yo, por lo menos, ya le dejé una canción al mundo. Hay una felicidad que uno agregó. Se canta en Japón, India, Bélgica, y no importa si lo que queda es la canción y no el nombre del autor”.

Al despuntar la nueva década, Facundo firma para RCA, donde desarrolla la parte más importante de su obra solista,
Facundo Cabral (1970) lo presenta en su madurez como compositor, despojado de la impronta comercial de las primeras canciones. Si bien luego el público –especialmente durante sus etapas de masividad en los ‘80, con Ferrocabral, Pateando tachos y Cabralgando, y a mediados de los ‘90, en su colaboración con Alberto Cortez–, lo conocería más como “decidor”, el Facundo de 1970 utilizaba al máximo sus limitados recursos musicales para una serie de canciones inolvidables, muchas de ellas incluidas en este álbum.

Ella no dice nada es una cálida evocación de su madre, envuelta en una melodía de arrebatadora ternura: “Ella no dice nada solo cocina, vaya a saber la causa de su alegría/ ella no dice nada solo sonríe, cuando en lugar de sopa sirve jazmines”. Por otro lado, Que sí, que no... lo mismo me da, presenta al Facundo que bucea en sus raíces folklóricas para cantar una bella vidala cuya letra ejemplifica el idealismo de su generación:
“No me importa tu dinero, prefiero mi independencia/
Si pa’ tener un sombrero hay que alquilar la cabeza/
Ni el oro de tu bolsillo ni la seda del pañuelo, ni tu plata ni tus latas son el camino del cielo/
tenés demasiado peso para poder alzar vuelo”.

Lo mismo sucede en Con una flor en la mano y Pobrecito mi patrón, otra de sus canciones clásicas, entonada a la manera de las milongas camperas de José Larralde, uno de sus ídolos. El amor y las palomas es representativa de la canción de café concert. El álbum también incluye una nueva grabación de No soy de aquí..., donde Facundo la despoja del acompañamiento orquestal de la primera versión y restituye lacanción a su formato de milonga. Una perla del disco, quizás una de sus canciones más atípicas, es Muchacha siempre desnuda caminando entre los grillos, extenso tema con bajo, guitarra, armónica, percusión y efectos, que muestra un Cabral casi psicodélico.

Grabado el 20 de marzo de 1972, En vivo en el Teatro Embassy lo presenta en su salsa, para un público atento y receptivo, justo antes de dejar el país para emprender uno de sus viajes. El formato elegido para varios temas es la narración por milonga, donde alterna canto con recitado. Años más tarde explicaría:
“A mí me gusta la narración, la charla. La mayor parte de las cosas que quiero decir no caben en el formato de canción. Es difícil poner ritmo y límites a algunas cosas que tengo para contar”.

Para este desarrollo, Cabral cuenta en el Embassy con el acompañamiento de un maestro, el ya fallecido guitarrista Osvaldo Avena, que lo acompañaría durante muchos años, capaz de enriquecer simples estructuras de dos o tres acordes con una enorme gama de recursos. Inclusive es el autor de la música de dos de las canciones que interpretan. Una, El diablo es un señor, es otro manifiesto social del cantante:
“El diablo tiene cola, mas la esconde en grueso portafolio color negro, donde lleva también los documentos, que lo autorizan a matar al pueblo”.

La otra, El oficio de cantor, es una de sus extensas meditaciones:
“Ser cantor no es un oficio, es ser espía del viento, pues se canta con su voz, que es Dios repartiendo el verbo. Para cantar compañero, hay que perder todo el miedo”.

John Parker Dimitrinsky, dedicada a su perro, retoma la veta satírica; Tengo se estructura sobre un ritmo de malambo, mientras Mula, mulita descubre otra de sus influencias, la antigua canción española, con aires de flamenco y habanera. Pero la pieza central es Vengo de todas las cosas, influida por obras de Yupanqui como las Coplas del payador perseguido, y Larralde, en su Herencia pa’ un hijo gaucho. Allí junta reflexiones sobre el origen del hombre con su historia, metáforas y observaciones cotidianas, más la influencia de la milonga:
“La milonga es campo abierto por donde el hombre camina, más que una forma de canto es una forma de vida”.

Facundo sigue activo hasta hoy, tras atravesar enfermedades, el éxito y fases que lo acercaron a una suerte de predicador religioso. Sale de gira por países en los que residió (como México, España y EE.UU., donde tiene un público devoto), publica libros, y reside en un apart hotel de la calle Esmeralda, aferrado a su libertad y defendiendo con el ejemplo aquello que proclama su canción: “No soy de aquí, ni soy de allá”.

www.pagina12.com.ar/.../6-29226-2003-12-13.html





" Olvidar cosas malas, también es tener buena memoria, decía Martín Fierro. Yo digo: el olvido es una gentileza de Dios."



Datos

página oficial: http://www.facundocabral.net

http://es.wikipedia.org/wiki/Facundo_Cabral

http://www.youtube.com/watch?v=8XmmMs-98SU

22 comentarios:

SUsana dijo...

Safiro:
El indio es un personaje, un ser muy especial y lo vuelca en su arte.
Siento un gran afecto por él y me gustan sus canciones, cada vez que lo escucho, como en este momento, me llega, me da ternura.
Gracias por haberlo acercado a mí una vez más.
Besos, SUsana

tanguetto dijo...

Que Grande El Indio Gasparino!!!
Gracias por traerlo.

marina dijo...

Que genial tu post como siempre Irma! Cuanta sabiduría en estos textos... "Si quieres recuperar la salud, abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades." Me dejó pensando, lo mismo que eso del miedo como el peor dictador... Nunca mejor expresado!!!

Psst! Irma... te recomiendo darte una vuelta por mi blog El cuerpo no calla...
Un beso grande
Marina

SAFIRO dijo...

SUSANA
El Indio Gasparino ¡Qué memoria tenemos! es muy querible, un encanto de persona...¡Un Grande!

Gracias SUsana, y me alegra tenerte por estos lados.

BESOS!

(Ya arreglé a Bioy Casares...¡Qué susto!)

SAFIRO dijo...

TANGUETTO

Pablo, me alegra saber que estás bien. Gracias a vos por venir.

Un abrazo

SAFIRO dijo...

MARINA
No sé como expresarte mi emoción, por eso te preguntaba si las ardilla lloran.

Viví un hermoso momento cuando nos encontramos y observaba si, imaginaba todo lo que pasaba dentro tuyo, rodeda de gente que te aprecia y te admira. Te veía sonreir, saludar, firmar libros, hablar con todos...me encantó verte y compartir ese momento tuyo.

Soy yo, quién te agradece, Marina, por todo lo que me diste y aprendí de vos.
En nombre de tu ardilla amiga, te doy las gracias por el presente de hoy, ya lo guardé, por supuesto, entre mis cosas más queridas.

Un abrazo grande y besos.

Airblue dijo...

Safiro:

Acabo de verte toda radiante en casa de Marina.

Es bonita la entrada y me he colado. Espero que no se enfade. Díle que es muy guapa y que voy a coger mi avioneta cuando esté un poco más animada y la lanzaré un ramo de flores azul. Compártelo con ella ¿vale?.

Ah! buen cantante y compositor Facundo.

Besos.

SAFIRO dijo...

AIRBLUE

Las ardillas no son radiantes, Air, son bichitos curiosos y revoltosos, como yo.
Es una entrada preciosa, que no esperaba y que agradezco.
No va a enfadarse, alli podés entrar tranquila, Air, la puerta está abierta y la casa es cálida como la anfitriona. Marina es muy dulce y cariñosa, como vos, se van a entender, las dos son sensibles y
me gusta que se encuentren.
¿Puedo ir en la avioneta?...preparo la canastita.

Un abrazo y besote, Air.

Mariluz Barrera González dijo...

SI LOS POETAS GOBERNARAN EL MUNDO...EN VERDAD EL MUNDO SERIA OTRO...NO TENGO LA MENOR DUDA....

LOS POETAS SON EL SENTIMIENTO EN PALABRAS... LOS POLITICOS...LAS PALABRAS SIN SENTIMIENTOS....

BESOS IRMA

SAFIRO dijo...

MARILUZ
Diferencia abismal, si la hay.
Mirá, en estos momentos se preparan elecciones, y te aseguro que da verguenza escuchar a algunos tipos.
No sé quien ganará en sus propósitos, lo que sí veo, es que no va ganando la nación, ni ganará el pueblo, ni la verdad, ni la honestidad. Hay tanta manipulación, caradurismo y falsedad, que es lamentable hasta de escuchar y ver.

Pero, Mariluz...de verso, saben mucho!! y de payasada otro tanto.

...los sentimientos van por otro camino, lejano al nuestro.

Besos.

Abril Lech dijo...

Me has hecho llorar Safiro, este hombre es un grande y cada vez que lo leo o lo escucho me conmueve profundamente. Copié la primera parte del post, con el textoq ue elgiste de él y se lo mandé al tano, por si le sirve para cada recomenzar...

Es una maravilla que hayas elegido este cantautor para homenajear, en momentos en que quieren establecer la discordia en nuestro pais, cuando tenemos que estar mas unidos que nunca a fin de sacarlo adelante y reirnos de crisis mundiales...

Otro tema: ¿Por qué no te vas a inscribir en 20minutos? Yo tampoco participaba de esas cosas y ahora me dije: ¿De qué tengo miedo si no me urge ganar? Pero en cambio gano en difusión, mas gente, especialmente de españa, conoce tu Blog y su contenido, que es lo mas importante. Pensalo desde ahí. En tu caso principalmente que tu tema es la difusión de personajes que de alguna manera hicieron "huellas" en la realidad latinoamericana.

Besos en la noche!!!!!

Abril Lech dijo...

Safirooooooooooo!!!!!!!!!!!!! Tenemos el mismo color de cabello!!!!! Por fin puedo asociarte a alguna imagen, Gracias Marina!!!!!!

Abril Lech dijo...

¡¡¡Ese lugar está cerca de mi casa Irmita!!! Decí que yo estaba en Capital, festejando los 97 de mi abuela...

Jesus Dominguez dijo...

Magnífico. Un grande, sin duda.

Un saludo

Jesús Domínguez

CANTO EN FLOR dijo...

De lujo!!!
Recién estuvo en un programa y pude escucharle, ahora entro y leo, muy pocos como él...
De qué le habrán alimentado?
Besos!

Chela dijo...

Efectivamente el mundo sería más hermoso si fuera gobernado por los poetas, ¡sin lugar a dudas! Creo que en esto coincidimos más de una y de unos.

A Facundo Cabral lo descubrí a principios de los setenta gracias a un primo que era un entusiasta de sus canciones, compraba todos sus discos y me los prestaba. Los he escuchado una y mil veces durante años. Ahora lo tenía olvidado y tu lo has traido de nuevo a mi memoria y a mi corazón sobre todo. Sus canciones y su filosofia de vida, despiertan sentimientos nobles y generosos,de justicia, de paz, de solidaridad, de amor...

Gracias Irma. Tus páginas nos traen siempre lo mejor de los "grandes" artistas.

Un fortisimo abrazo, muy cariñoso.

Airblue dijo...

Pasaba por aquí a desearte las buenas noches españolas pasadas por agua.

Un chocolate caliente te espera a mi lado si quieres y tienes un ratito, sin leños, con el calor que desprende mi calle solitaria y oscura en una noche de tormenta.

Pero dentro, está fresquito el ambiente y tengo flores, siempre tengo flores y siempre hay una reservada para ti. ¿Que no la vés?..... ¡esa, justo esa!... la de la etiqueta dorada con el nombre de Princesa.

Sabes que te quiero.

allmaacuariana dijo...

Safiro trabajo exelente como siempre y trajste a éste grande cantautor. que todo lo resume en amor.

Jesus Dominguez dijo...

He vuelto a leerlo y cada vez me parece más grande.

Un abrazo

Jesús Domínguez

PIZARR dijo...

Otro de los grandes que tanto escuché y que hacía un montón de años que no escuchaba.

Me ha encantado su recorrido vital a través de sus letras y pensamientos. No podía ser de otra manera citando a Lorca, Marin Fierro, la Madre Teresa, Whitman y Krishnamurti, que es una de esas personas que me fascinan.

"Porque soy y vivo en el presente, porque estoy hecho de sueños y de flores, de vacío,
de vino y de trigo me llaman el Hombre..." Menuda frase...

Y su entrevista en Sevilla con Jesús Quintero fantástica, no la conocía y eso que hubo un programa que seguí durante mucho tiempo de las entrevistas de Quintero.

Como siempre fantástica entrada

Me quedo por encima de todo con su culto al amor.

Un fuerte abrazo Irma

SAFIRO dijo...

Los extrañaba!
Quiero agradecer sus visitas y las amorosas palabras que me dejaron y que apenas estoy publicando y leyendo, además del correo...¡Qué hay tanto!...por suerte y para mi alegría.
Parece que la tecnología y los servicios están en contra mio y por eso me pasa lo que me pasa.
Estuve sin teléfono varios días, por lo tanto sin Internet, digamos que...incomunicada.
Están cambiando todo el cableado de la red telefónica en la zona, ayer lo hicieron en mi casa y con un pequeño error que se subsanó pronto, mientras tanto estuve una hora recibiendo pedidos para que yo enviara autos a distintos lugares, quedé con la línea de una remisería.
De todos modos me advierten que no han terminado el trabajo, asi que...
Trataré, mientras me lo permitan, visitarlos, y si vuelvo a desaparecer ya conocen el motivo.

Gracias por tanto

Les dejo un fuerte abrazo

adriana aguilar cedi dijo...

Hola, es hermoso tu blog... compartimos el mismo amor hacia el Maestro Facundo Cabral.... pienso que parte del Amor es compartir. Tienes la letra de la cancion "MUCHACHA SIEMPRE DESNUDA CAMINANDO SOBRE GRILLOS"?... espero puedas contribuir a que mi corazon se eneamore mas...
un abrazo
Adriana

 
>