21 de junio de 2008

CACHO CASTAÑA

¡Soy cacho de Buenos Aires
y tengo un sueño escondido,
cantar igual que Gardel!



Humedad...Llovizna y frío...
Mi aliento empaña
el vidrio azul del viejo bar.


No me pregunten si hace mucho que la espero:
un café que ya está frío y hace varios ceniceros.


Y APARECISTE TU

El amor cuando se busca nunca llega
y aparece cuando menos te los esperas
cuando muere la ilusión y el corazón está dormido.
cuando piensas que el futuro ya paso
y las pocas ilusiones quedan muertas
hoy que todo me da igual otra ilusión golpea mi puerta

y apareciste tú...
desvelo de mi noche sin amor a donde estabas??
y apareciste tú
y ya nada fue los mismo para mi con tu llegada
y apareciste tú
cambiando con tu luz y tu mirar todo por nada
que apareciste tú y en mi ventana,
volvió a salir el sol por las mañanas

nuevamente me hace bien esto de amar
aunque dure lo que dure que mas da
lo importante es que mi piel vuelva a sentir la fantasía
puede ser que se me rompa el corazón
puede ser que sea el verdadero amor
pude ser que salga bien o salga mal así es la vida

y apareciste tú...
desvelo de mi noche sin amor a donde estabas??
y apareciste tú
y ya nada fue los mismo para mi con tu llegada
y apareciste tú
cambiando con tu luz y tu mirar todo por nada
que apareciste tú y en mi ventana ,
volvió a salir el sol por las mañanas.


QUÉ TANGO HAY QUE CANTAR

Decime bandoneón,
qué tango hay que cantar,
no ves que estoy muriéndome de pena.
Yo sé que en tus archivos se quedó
un tango que Gardel nunca cantó.

Permiso bandoneón,
tal vez Discepolín
un verso te dejo para mi pena.
Yo sé que con tu aliento a soledad
mi angustia y mi dolor podes calmar.

¿Qué tango hay que cantar,
para poder seguir,
creyendo en el amor una vez más?
Y así disimular ante la gente
la pena de un amor que ya no está.

¿Qué tango hay que cantar,
decime bandoneón,
yo sé que vos también lloras de amor?
Tuviste un desengaño como el mío,
la noche en que Malena se marchó.

Hermano bandonéon
sabeme perdonar
si a todos deschavé, cuál es tu pena.
El beso que Malena no te dio
la noche en que amurado te dejó.

Querido bandoneón
prestame un tango más,
no ves que están azules mis ojeras.
Azules por el frío de un amor,
amor que entra las sombras se perdió.

¿Qué tango hay que cantar,
para poder seguir,
creyendo en el amor una vez más?
Y así disimular ante la gente
la pena de un amor que ya no está.

¿Qué tango hay que cantar,
querido bandoneón?
Busquemos ese tango entre los dos.
Tu pena con mi pena van del brazo,
qué lindo que se hicieran el amor.

Café La Humedad


Humedad...
Llovizna y frío...
Mi aliento empaña
el vidrio azul del viejo bar.
No me pregunten si hace mucho que la espero:
un café que ya está frío y hace varios ceniceros.
Aunque sé que nunca llega
siempre que llueve voy corriendo hasta el café,
y sólo cuento con la compañía de un gato
que al cordón de mi zapato lo destroza con placer.

Café La Humedad, billar y reunión...
Sábado con trampas... ¡Qué linda función!
Yo solamente necesito agradecerte
la enseñanza de tus noches
que me alejan de la muerte.
Café La Humedad, billar y reunión...
Sábado con trampas. ¡Qué linda función!
Yo simplemente te agradezco las poesías
que la escuela de tus noches
le enseñaron a mis días.

Soledad de soltería... Son treinta
abriles ya cansados de soñar.
Por eso vuelvo hasta la esquina del boliche
a buscar la barra eterna de Gaona y Boyacá.
¡Ya son pocos los que quedan!
Vamos, muchachos, esta noche a recordar
una por una las hazañas de otros tiempos
y el recuerdo del boliche que llamamos La Humedad.

TRAFICANTE DE ILUSIONES


Yo que soy apenas lo que puedo,
y no he sido en esta vida todavía lo que quiero,
Yo que por amor dejé de lado tantas cosas
que tenia cuando estuve enamorado
Tengo las costumbres y los vicios que me dio la soledad
Y asco del vacío que me dejan cuando me aman y se van

Yo que soy apenas lo que puedo,
y no he sido en esta vida todavía lo que quiero,
Sigo estando solo por el miedo de perder la libertad

Soy así, un traficante de ilusiones diferentes
Se que soy distintos a todos, pero igual a mucha gente
Soy así, quizás la culpa fue de todas mis amantes
Si me amaron nunca quise, y si quise no lo sé

Yo que por las noches no soy nada
Escuchando las mentiras que dijeron en mi almohada
Hoy que tengo dura la mirada por un mundo de experiencias
solo sé que no sé nada
Y a pesar de todo se que hay algo que me queda por hacer
Algo que la vida puede darme cuando llegue una mujer

Yo que soy apenas lo que puedo,
y no he sido en esta vida todavía lo que quiero,
Sigo estando solo por el miedo de perder la libertad

Soy así, un traficante de ilusiones diferentes
Se que soy distintos a todos, pero igual a mucha gente
Soy así, quizás la culpa fue de todas mis amantes
Si me amaron nunca quise, y si quise no lo sé

Yo que soy apenas lo que puedo,
y no he sido en esta vida todavía lo que quiero,
Tengo las costumbres y los vicios que me dió la soledad
Y asco del vacío que me dejan cuando me aman y se van

Tengo las costumbres y los vicios que me dió la soledad
Y asco del vacío que me dejan cuando me aman y se van...

GARGANTA CON ARENA


Ya ves,
el día no amanece,
Polaco Goyeneche,
cantame un tango más.
Ya ves,
la noche se hace larga,
tu vida tiene un carma,
cantar, siempre cantar.

Tu voz,
que al tango lo emociona
diciendo el punto y coma
que nadie le cantó.
Tu voz,
de duendes y fantasmas,
respira con el asma
de un viejo bandoneón.

Canta
garganta con arena,
tu voz tiene la pena
que Malena no cantó.
Canta,
que Juárez te condena
al lastimar tu pena,
con su blanco bandoneón.

Canta,
la gente está aplaudiendo,
y aunque te estés muriendo
no conocen tu dolor.
Canta,
que Troilo desde el cielo,
debajo de tu almohada
un verso te dejó.

Cantor,
de un tango algo insolente,
hiciste que a la gente
le duela tu dolor.
Cantor,
de un tango equilibrista,
más que cantor artista,
con vicios de cantor.

Ya ves,
a mí y a Buenos Aires
nos falta siempre el aire
cuando no esta tu voz.
A vos,
que tanto me enseñaste,
el día que cantaste
conmigo una canción.

La Gata Varela

La gata sale a cantar, envuelta en adrenalina
y perfuma el escenario, con inciensos y glicinas.

Con un código de tangos sin libros y sin escuela
Y te lo dice pintando con colores de acuarela.

Del mejor de los cantores tiene la vieja enseñanza
de callar cuando se debe y de hablar cuando hace falta.


Gata mojada de lluvia que aligerando los vicios
sale a andar por las cornisas sin caer al precipicio.

Parece una atorrante cuando canta
Parece que se deja y no se deja
Te da la sensación cuando camina
que en vez de una mujer, llegan dos minas.

Parece medio loca y que provoca
Porque el tango en su boca es un gemido
Parece que ya nada la sorprende
Parece saber todo de la vida
Parece, pero no es lo que parece,
es una gata herida.

Los que cantan a los gritos
seguirán siendo aprendices
Porque el tango no se canta
Porque al tango se lo dice
con la pausa y el silencio
al que aluden los poetas
despacito, poco a poco
para que entiendan la letra.

Cuando el publico no escucha
la Gata tiene el orgullo
de tener la mente fresca
en el medio del barullo.

Yo también escribo y canto
sin libros y sin escuela
despacito, poco a poco
como La Gata Varela.

Voy camino a los cincuenta

Voy camino a los cincuenta, punto y coma de la vida,
sin pensar, sin darme cuenta, cerca del punto final.
Esquivando los espejos que antes fueron mi alegría,
y hoy los miro desde lejos para poderme peinar...
Voy camino a los cincuenta, reflexiones y balances,
presintiendo los percances que muy pronto han de llegar.
Si no dejo el cigarrillo se me muere la garganta,
porque siento que no canta como tiene que cantar...

Me da bronca cuando pienso que ya está, que esto fue todo,
que el amor que yo quería y a mi vida no llegaba,
fue una loca fantasía que jamás pude lograr.
Voy camino a los cincuenta, punto y coma de la vida,
sin pensar, sin darme cuenta... Cerca del punto final.

Voy camino a los cincuenta y aunque nunca se lo diga,
lo que resta de mi vida, se lo quiero regalar.
Porque dentro de mi pecho tengo un sueño todavía,
y es un sueño que algun día, sé que lo voy a lograr...

Me da bronca cuando pienso que ya esta, que esto fue todo,
y que sigo estando solo por mi forma de pensar.
Que el amor que yo quería y a mi vida no llegaba,
fue una loca fantasía que jamás pude lograr.

Voy camino a los cincuenta, punto y coma de la vida,
sin pensar, sin darme cuenta, cerca del punto final.
Voy... Voy camino a los cincuenta y a pesar de lo que digo...
por lo mucho que he vivido... Yo no me puedo quejar...


OJALÁ QUE NO PUEDAS

Le mentí que por ella yo iba a dejar,
mi mujer y mis hijos,
Le mentí tantas veces que anoche se fue,
y al marcharse me dijo:

Ojalá que no puedas ni besarla en la boca,
Y al mirarla a los ojos que sospeche que hay otra,
Que le arranca a tu vida lo que ella no puede,
Que le arranca a tu sangre lo que no se atreve.

Ojalá que no puedas destapar la botella,
De tu vino caliente cuando duermas con ella,
Estoy harta del trueque de la hipocresía,
Que despierten sus pieles pensando en la mía.

Ojalá que no puedas

hacerle el amor cuando duermas con ella,
Ojalá que no puedas
hacerle el amor, ojalá que no puedas,
Ojalá que no puedas
hacer que tu piel se agigante de sueños,
Que se muera de ganas, que no tenga consuelo,
Que le sangren las manos
si acaricia tu piel o acaricia tu pelo.

Ojala que no puedas, ojala que no puedas,
Ojalá que no puedas
hacer que tu piel se agigante de sueños,
Que se muera de ganas, que no tenga consuelo,
Que le sangren las manos
si acaricia tu piel o acaricia tu pelo.

Le mentí que por ella yo iba a dejar, mi mujer y mis hijos,
Le mentí tantas veces que anoche se fue,
y al marcharse me dijo.

Ojalá que no puedas, lo que hacías conmigo,
Cabalgando en mi vientre te quedabas dormido,
Y en tu boca dejaba mi tibio candor,
Y en la mía quedaba, tu loco sudor.

Ojalá, ojala que no puedas, tengo celos de amante,
Porque sé que en tu cama soy lo más importante,
Ella se hace la tonta porque le conviene,
Se alimenta conmigo si no, no te tiene.

Ojalá que no puedas
hacerle el amor cuando duermas con ella,
Ojalá que no puedas
hacerle el amor, ojalá que no puedas,
Ojalá que no puedas
hacer que tu piel se agigante de sueños,
Que se muera de ganas, que no tenga consuelo,
Que le sangren las manos
si acaricia tu piel o acaricia tu pelo.

Ojala que no puedas, ojala que no puedas,
Ojalá que no puedas
hacer que tu piel se agigante de sueños,
Que se muera de ganas, que no tenga consuelo,
Que le sangren las manos
si acaricia tu piel o acaricia tu pelo,

Ojala que no puedas, ojala que no puedas,
Ojalá que no puedas
hacer que tu piel se agigante de sueños,
Que se muera de ganas…


CACHO DE BUENOS AIRES



Por esa puta costumbre
de andar haciéndome el vivo,
el que se las sabe todas
y todas las ha vivido.
El que tuvo mil amores
llorando sobre su almohada.
¡Por esa puta costumbre
al final no tengo nada!

Por esa puta costumbre
de regalar carcajadas,
para mostrarle a la gente
que nunca lloro por nada.
Inventando mil historias
para deslumbrar amigos.
¡Por esa puta costumbre
cuantas cosas he perdido!

Soy Cacho de Buenos Aires
y no hay farol que me alumbre.
¡Mi gran amor lo perdí
por esa puta costumbre!
¡Soy cacho de Buenos Aires
y tengo un sueño escondido,
cantar igual que Gardel!

Por esa puta costumbre
de hacerme el galán de moda,
tomando whisky sin hielo,
saber, saber que es mala la droga.
Cantor que canta al amor,
de tanto amor se confunde,
y se queda sin amor,
¡por esa puta costumbre!

Soy Cacho de Buenos Aires
y no hay farol que me alumbre.
¡Mi gran amor lo perdí
por esa puta costumbre!
¡Soy cacho de Buenos Aires
y tengo un sueño escondido,
cantar igual que Gardel!

¡Mi Buenos Aires querido,
antes del amanecer,
voy a entoldarte las calles
por si volviera Gardel!







Biografía


Cacho Castaña o Cacho Castagna, nombre artístico de Humberto Vicente Castagna, nació el 11 de junio de 1942 en el barrio de Flores, en la ciudad de Buenos Aires.

Su vocación por la música se inició en la niñez, a los 14 años ya era profesor de piano. Empezó como pianista en orquestas de tango, y en la segunda mitad de los 60 se presentó como cantante en programas ómnibus que los sábados destinaban su primera hora a nuevos valores, en canal 9.

Compuso unas 2.500 canciones, de las cuales se han grabado unas 500.

Es autor, del famoso tango "Café La Humedad", y de éxitos como "Lo llaman el matador", "La reina de la bailanta", "Señora si usted supiera",
"Garganta con arena" (dedicado a Goyeneche),
"Tita de Buenos Aires" (dedicado a Tita Merello),
"La gata Varela" (dedicado a Adriana Varela),
"Setiembre del 88", "Ojalá que no puedas",
"Quieren matar al Ladrón" (en coautoría), entre otras.
Obtuvo el Premio Gardel en 2005, por su álbum "Espalda con Espalda".

Ha ganado quince discos de oro y otros quince discos de platino.

También ha actuado en y compuesto música para el cine y la televisión.

Vive en su Flores natal y tiene 66 años vividos al ritmo de la noche porteña. Se ganó el título de galán, siendo protagonista de sonados affaires faranduleros: Jorgelina Aranda, Pochi Grey, Dorita Delgado, Diana María y Mónica Gonzaga, entre otras...


Reportajes

(Por Ricardo García Blaya)

Con motivo de su incorporación en el cuadro de la Generación Intermedia de la Academia Nacional del Tango, el 16 de julio de 2007

Cacho es el arquetipo del muchacho de barrio, canchero, simpático, que sueña triunfar con su música. Le tocó una época de transición, el tango decaía y los referentes artísticos ya no eran nuestros, provenían del hemisferio norte.

«Las discográficas decidieron que el tango no iba más. Porque Estados Unidos que maneja todo el planeta ¿cómo no lo iba a manejar musicalmente? A veces, en mis noches de bebida espirituosa pienso que, si nosotros hubiéramos sido una potencia como ellos, la cosa sería al revés y sería el tango la música de los muchachos norteamericanos.

«Soy pianista de estudio y fui a la academia porque me gustaba, no me obligaron mis viejos. Me recibí de profesor superior de música a los 14, y un año antes, debuté en la orquesta típica de Oscar Espósito, en el Parque Japonés, en el viejo Parque Retiro. Después de eso, tuve la suerte y el milagro de no parar con la música y vivir de lo que me gusta.

«Cuando apareció Elvis Presley los pibes que éramos tangueros y hacíamos nuestras primeras armas en el espectáculo, nos empezamos a confundir, a dejarnos las patillas largas, a mover la pelvis en el escenario, a tratar de mezclarnos en el rock and roll.

«Después de eso cada uno hizo lo que pudo. Pero podemos decir que somos una generación que creció con el tango y el rock. Por supuesto, también con los Beatles.

«Hubo un recreo con Julio Sosa que se ganó a la juventud. Sosa llevaba la misma gente que llevaba Palito Ortega. Y pensar que mis primeras raíces fueron Charlo, Francisco Fiorentino, Aníbal Troilo, el Glostora Tango Club. Bastante tiempo después vendrían Susana Rinaldi y Rubén Juárez, pero el tango era una isla.

«Mi primer composición tanguística fue pésima, la tiré a la basura, tenía 13 años. Yo me inicié haciendo todo tipo de música. Algunas de ellas muy populares, las canta todo el país, en las canchas de fútbol, en las calles y, sin embargo, no venden un solo disco. Son éxitos que están a flor de labios de todo el mundo pero no sirven comercialmente.


«En 1971, pegué fuerte con mi tema “Me gusta, me gusta” que llevé a Japón. A partir de ahí, arranqué con todos éxitos que se vendían en discos simples. Hasta ese año, galgueaba, remaba en el dulce de leche, después vino lo bueno.

«Esta noche les voy a hacer una confesión que ustedes no van a creer. Yo tengo registradas en SADAIC, aproximadamente unas 600 obras grabadas. La canción que menos plata me dio es la más aplaudida: “Café La Humedad”, pero es la que más feliz me hizo. Lo compuse en 1972 y evoca el café de Gaona y Boyacá, donde me juntaba con la barra y que ya no está más.

«Con el tango logré un reconocimiento especial. Siempre tuve buena relación con la gente, pero ahora lo noto día a día con los últimos discos de tango que, además obtuvieron por sus ventas, discos de oro y platino. Estoy haciendo lo que me gusta y no pienso salir de este género.

«Yo tuve la suerte de trabajar con “El Polaco” Roberto Goyeneche los últimos años de su carrera. Fue mi ídolo máximo. Él me enseñó a especular con los silencios.

«Con “Qué tango hay que cantar”, que hice con Rubén Juárez ocurrió un hecho divertido.
Nos citamos un día a las seis de la tarde y, de soberbios que somos, dijimos: “Hoy vamos a escribir un tango”.
Un tango lo escribís cuando Dios te lo manda, no cuando vos querés.
Tomamos un vinito, luego otro y otro,
llegamos a la medianoche y seguimos bebiendo.
Nos sorprendió la madrugada en la misma faena y,
al mediodía nos dimos cuenta que no habíamos producido ni una palabra.
Nos despedimos y, recién al día siguiente, ya frescos y por teléfono, salió el tema completo. No me quejo, la pasamos bárbaro esa noche.



«Una canción que elaboré con el corazón y la razón fue “Septiembre del 88”. Expresa lo que realmente sentía. Que la Argentina tenía que mejorar. En la primera parte argumento todo lo que yo vivía: la inflación, el saqueo de los supermercados, la pendiente del gobierno de Alfonsín.
Pero después vino otra mirada y me dije:
yo quiero una Argentina pujante, que tire para arriba, que la gente humilde no sufra, que estemos mejor.
Y salió la segunda parte. No fue tan difícil.
Me la inspiró un amigo que vivía en el exterior.

«Cuando me preguntan el porqué del título “La Gata Varela”, en homenaje a Adriana Varela, contesto siempre:
“Porque es una atorranta cuando canta.
Vos la mirás y sabés que no va a misa. Es como yo.


«También le dediqué un tema a la querida Tita Merello, “Tita de Buenos Aires” y otro, a mi inolvidable maestro, “El Polaco” Goyeneche, “Garganta con arena”.
Le debo un homenaje a Virginia Luque que fue la primera en cantar mis obras.

«Soy pianista y compongo con la guitarra. ¿No te parece insólito? El ser humano es un bicho raro.

«En este momento estoy haciendo un nuevo disco para el sello Odeon.
Compuse bastante este año y tengo muchas expectativas.
Sigue la línea de los anteriores. Yo siempre digo que no hago tango, hago balada-tango.
El bandoneón lo utilizo porque tiene un sonido y un color especial para pintar cualquier cosa.
De repente, a una canción que tiene solamente violines, le ponés un toquecito de bandoneón y es como ver el amanecer de Buenos Aires.

«Los poetas tienen que sufrir para escribir, sino no son poetas.
Antes, se les morían las minas a los 15 años de tuberculosis.
Ahora no es así, hay que documentar las letras con otros motivos,
debemos ser actuales.
Si no hubiera sufrido, no hubiera escrito nada.

«Uno de los días más felices de mi vida, fue cuando actué con la Selección del Tango dirigida por Leopoldo Federico, con todos los monstruos.»

TODO TANGO

*********************
Clarín
http://www.clarin.com/diario/2007/09/28/espectaculos/c-01011.htm

Cacho Castaña: "Yo seguro que me voy al infierno"

A los 65, amplía su propuesta y graba desde clásicos como "A mi manera" hasta una canción de Air Supply.
Casado con una mujer de 28, canta en un tema nuevo que le "gustan las mujeres con pasado". Evoca las enseñanzas de los cafetines. Y piensa en una posible carrera en el exterior.

(Gloria Guerrero )


Con un poquito de ironía, podría decirse que si algo no puede negársele a Cacho Castaña, es su coherencia: durante la última década (desde que se reinventó como cantor sensible del mapa porteño), en todos los reportajes que se le hicieron proclamó tres sentencias idénticas, y con idénticas palabras:

Toqué el piano en una orquesta de tango hasta los 14;
entonces llegó Elvis y me llenó la cabeza de humo;
Bohemia era la de antes, y
Yo escribo de la misma forma en que hablo.

Son, las tres, excelentes imágenes para definir a este hombre de 65 años que, proviniendo de la más elemental música popular y del cine popular más elemental, terminó afianzándose en una exitosísima y meritoria carrera como compositor e intérprete de tango-balada, estilo que le sienta y que siente, y al que rinde honores sin discusión.

Hace un año y medio se casó con Andrea (28), casi cuatro décadas menor que él, hija de su viejo amigo Nicolás Sblano.

Ahora, sin embargo, y lejos de apoltronarse en su discurso ya aprendido, el legendario galán atorrante de la canción ciudadana volvió a patear el tablero y edita un disco diferente. En Y ya nada fue lo mismo, muy poco es lo mismo.

"Lo que pasó es que no quise reiterarme...", dice. "No es que no vaya a grabar más tangos... ¡tengo ocho mil tangos para grabar!, pero ahora no quise.


Realmente tuve ganas de mezclar un poquito, hacer algo diferente.
Es la primera vez en mi vida, en cuarenta años de carrera, que grabo covers que no sean de tango...
Por ejemplo, hice A mi manera, que ya es un clásico;
esa canción me fascinó toda la vida: la música y la letra son perfectas.
Me saqué un par de gustos así...

¿Cómo eras vos a fines de los 60?

Era más flaquito, era más lindo (se ríe). Y me la bancaba más.
Pasaba tres días sin dormir y no me daba cuenta.
Ahora, si no duermo una noche, al otro día estoy hecho pelota...

Este disco tiene los recuerdos de otra época, de la adolescencia, las novias, los bailes de antes, el viejo Zodíaco, el viejo Bamboche, el viejo Manhattan de Liniers...


¿Este disco es como si alguien (recordando la costumbre de aquella época) se "armara" un casete con sus canciones favoritas?

Sí (se ríe), un poco es eso: una lista de preferidos.
Además, no quise seguir una línea de nada.
Si grabás todo un CD con baladas-tango, a mí se me hace que es una plomada.

Y yo me siento cómodo con todo, porque soy Géminis, no te olvides: los Géminis no estamos bien de la cabeza.

Yo un día me levanto y me gusta el tango, y al otro día me levanto y me gusta el rock.
Un día me peino como tanguero; otro día me peino como rockero.


Por eso este disco es así de loco: de golpe arranco con los hermanos Expósito cantando Chau no va más;
hago la Milonga de Jacinto Chiclana (de Borges, musicalizada por Piazzolla), canto Para decir adiós a dúo con María José Demare,
y después te encontrás con A mi manera, que la cantaban Sinatra, Elvis... esos pibes.
Quise cambiar. A mí no me da ver a un tipo cantando sólo baladas-tango en un teatro: me quedo un rato y enseguida me voy a la mierda...

El show tiene que ser, también, divertido: no podés emplomar a la gente con una lágrima, y otra lágrima, y otra lágrima...

Eso no es lo mío. Por eso también me divierte cantar en vivo temas populares, como La reina de la bailanta, Quieren matar al ladrón... y este disco nuevo, de repente, me matiza el show.
Si no, serían dos horas cantando tangos, y yo no me banco a nadie haciendo eso.

¿Ni a vos mismo?

Mucho menos a mí... Me aburro, claro: me canso.
No. A mí me dan ganas de joder en el escenario, quiero saltar, bailar un rato, poner coreografías, minas que bailen, algo divertido...

Vos siempre repetís que una de tus características es escribir como hablás.

Sí, escribo de la misma forma en la que hablo.

¿Y qué hay de tu lenguaje en canciones nuevas de este disco como "Y apareciste tú" o "Tú, tan sólo tú"?

(Se ríe.) Las dos las compuse junto con mi amigo Carlos Marrero: él utiliza mucho el tú.
Yo no lo utilizo para nada. Lo mío es vos, che, soy muy grasa.

Pero cuando lo canto, el tú me gusta, es muy lindo.
Además, con el tú espero tener suerte en el exterior, porque muchas veces afuera me rebotaron los discos: el cheísmo y el voísmo no van.
Entonces me dije: bueno, por ahí de repente se me abre un poco más el mercado latinoamericano. Igual, mucho no me importa, porque no tengo ganas de viajar. Me importa tres carajos... pero bueno...

Otra cosa de la que siempre hablás es de la bohemia perdida, de aquellas escuelas de cafetines que ya no existen y donde se aprendía el oficio de vivir... Más allá de las anécdotas y los gratos recuerdos, por el contrario, ¿qué viste allí que te espantara?

El afano, los chorros, los que andaban con ferretería encima... Siempre los veía volver de algún lugar, contando guita. Les tenía pánico.

A pesar de los peligros de la "universidad de la calle", salvaste el pellejo...

Gracias a Dios tuve una niñez y una adolescencia muy lindas.
Dos viejos maravillosos y dos hermanos mayores: éramos como los Campanelli.

Mi papá era zapatero y yo fui modelista de calzado, al igual que uno de mis hermanos; mi otro hermano era aviador.

Mis padres fallecieron ya, y mis dos hermanos también: murieron jóvenes, a los 40 y 45 años, los dos del corazón. Y eso te marca mucho, sos un poco como la familia que tenés.

Aquí los llevo a los cuatro (muestra su mano derecha: en el dorso tiene tatuadas cuatro estrellas).

Pero en los cafés se aprendía mucho, ojo: los mayores me enseñaron, por ejemplo, el respeto a la palabra usted.
El usted era tremendo. Si un tipo tenía una canita, era el señor y era usted, era me permite, me perdona.

Hoy es ¡che, loco! (frunce el ceño).
Cuando perdés el respeto, perdés un montón de cosas.

Aprendí eso, y a no faltarle el respeto a la hermana de un amigo.
Cuando éramos pibes, la mirábamos pero no decíamos nada: seríamos incapaces de decirle algo a la hermana de un amigo.
Hoy en día te la embarazan... Era distinto.
Y lo distinto no es comparable.


Bueno, "hermanas de amigos",
puede ser... Pero vos te llevaste a la hija de un amigo.
¡Eso es mucho peor!

Bueeeeeeno... sí, peor. Lo mío es peor.

Yo seguramente me voy al infierno...

Ya ves, a algunas de las cosas que me enseñaron en el café, no les di bola.



Reportaje a Cacho Castaña: "Yo seguro que me voy al infierno", Clarín, 28 de septiembre de 2007



Obtenido de http://es.wikipedia.org/wiki/Cacho_Casta%C3%B1a








Temas incluídos en el Podcast:
Qué tango hay que cantar * Café La humedad *
Ojalá que no puedas * Y apareciste Tu


Fotos y datos tomados de Internet

http://es.wikipedia.org/wiki/Cacho_Casta%C3%B1a

http://www.clarin.com/diario/2007/09/28/espectaculos/c-01011.htm



28 comentarios:

Jerusalem dijo...

Hola querida amiga, como siempre un gran trabajo el que haces en tu blog.

Un besote enorme .

Fernando Nerú dijo...

Estimada Safiro, es un placer volver a tu casa y disfrutar del amor que aqui despliegas hacia todos los que te leen y hacia tu patria.

Felices fiestas para vuestro país que tanto se lo merece.

Un abrazo fraternal para ti y los tuyos con mucho cariño.

Te invito a mi casa, donde eres y serás siempre bienvenida.

Evan dijo...

Safiro, vengo a agradecerte y me lo encuentro a Cacho de Buenos Aires!!

Morí...

Me gusta desde chiquita, tiene ese no se qué, viste???

Gracias por pasar por mi rincón y por tu apoyo, hacen las palabras amigas en momentos así!

Un beso, volveré por aquí!

M.M. dijo...

Querída Irma, conocí a Cacho Castaña, através de hombretresx que me hizo leer y escuchar sus canciones. Un cantante de primera y Çafé Humedad es mi preferido pero Soy Cacho Castaña de Buenos Aires me mata. Excelente selección de su repertorio musical.

Un abrazo enorme querida amiga.

Maya

Lucia codon dijo...

CACHO CASTAÑA !!!TE AMO!!!

TINTA DEL CORAZON dijo...

ZAFIRO,Que belleza de post!!!!
tus post insumen horas....de amor al arte, pero de verdad...
a Cacho de Buenos Aires habría que hacerle el monumento en el jardín botánico, para homenjear su estilo de vida;"rodeado de gatos" un langa porteño de pura cepa,pero parece que sentó cabeza..
cariños...

tanguetto dijo...

Estoy convencido de que es el típico Isidoro Cañones, pinta, obra y deseo de todo porteño que se precie.

Gracias Irma por darle al muñeco...tres tiros diez guita...

EL HIPPIE VIEJO dijo...

..."TINTA.." ES TERRIBLE, POR LO DEL BOTÀNICO!..JE!

IRMA ME ENCANTÒ EL POST!!!
ES UN GRAN TRABAJO!
LA HISTORIA DE ESTE PERSONAJE SIN IGUAL DE BUENOS AIRES, TAN PORTEÑO, TAN REO...
UN GRAN POETA SIN DUDAS...EMBARDUNADO DE BARRIO HASTA EL TUÈTANO!!!

AHORA ESTOY ESCUCHANDO
"CAFÈ LA HUMEDAD" Y NO PUEDO EVITAR IR A MI CAFÈ DE ENTONCES...CUANTA COINCIDENCIA...
BILLAR Y REUNIÒN..SÀBADO CON TRAMPA...AY IRMA
CUANTA NOSTALGIA!!!

BELLO POST!!!

BESOS


ADAL

EL HIPPIE VIEJO dijo...

...Voy camino a los cincuenta, punto y coma de la vida,
sin pensar, sin darme cuenta...




























JEJE!!!

SAFIRO dijo...

JERUSALEM
Hola!
Gracias por tanto, mi querida amiga, espero que tu bella Córdoba esté preciosa y florida...y Felicitaciones!

Un fuerte abrazo y beso!

SAFIRO dijo...

FERNANDO NERÚ
Te hago una confesión...cuando regreso de tu casa, me cuesta recuperar el ritmo que llevaba.
Me quedo sumida en tus escritos.
Es un placer visitarte y un regalo para mi espíritu.

Gracias por tus palabras y los deseos para mi país y mi gente.

Un abrazo y beso.

SAFIRO dijo...

EVAN
No me agradezcas, hoy por tí y mañana por mi...

Cacho tiene ese no se qué...¡seguro!. ¿Quién como él?

Espero que te encuentres bien y que puedas valorar que te rodean más rosas que espinas.

Esta es tu casa...

BESOS!

SAFIRO dijo...

MAYA
Cacho Castaña es un Sol, un niño grande y mimado...¡muy nuestro!
Tiene muchísimos temas preciosos, no sabría elegir uno, pero me gusta especialmente "Apareciste tú" y "Ojalá que no puedas"...me parece tremenda!...supongo que la que menos le gusta a los hombres, digo, por la situación.

Gracias por venir!

Un fuerte abrazo y beso!

SAFIRO dijo...

LUCIA CODON

Hola!...si lo veo a Cacho le digo que lo amás.

Saludos.

SAFIRO dijo...

TINTA DEL CORAZÓN

Carlos!!
Mis post insumen horas y los tuyos me hacen divagar, más de lo conveniente...Don Armando Paéz ya vino, felizmente tiene un maravilloso sentido del humor y me perdonó...
estás seguro que Sigmund no tiene acceso a Internet??.

¡Un monumento a Cacho!, me parece genial...en cuanto a los michis hacete cargo. Este "langa porteño de pura cepa", no penso que alguien buscaría su biografía?
...y lo que no está escrito!!
Se rumorea de una escapada en el baúl de un auto...algo de un boxedor...¿qué sabés al respecto?.

Un fuerte abrazo y beso!

SAFIRO dijo...

TANGUETTO
SI!!
Se parece a Isidoro Cañones...ya lo dijo él: "por lo mucho que he vivido... Yo no me puedo quejar..." Jaja!

Pablo, vos me agradecés y yo sigo...no te quejes...el bobo aguanta!!

BESOTES!

SAFIRO dijo...

HIPPIE
¡Hola Adal!

Si te contara en los líos que me mete Tinta...¡es un chico terrible!

Gracias!...es eso... ¡Cacho de Buenos Aires!,
por eso es fácil identificarse con sus letras y su decir, uno se puede ver reflejado...
No se ponga nostalgioso...¡vamos!

BESOS

Ah!...seguimos.
¡Que bueno! si Ud. va camino a los cincuenta...yo también...¿no se nos cayó algo?...digo, mejor no digo.
...sin pensar, sin darme cuenta...
oiga, Ud. sabe como ocurrió eso?
yo todavía no sé como pasó!

Adal, era necesario poner "JEJE!!!"
tan lejos??
Casi patea para la casa del vecino...JA!

Se me contagiaron de Cacho...potrero, café y rioba.

¡Sobes chochamus!

yermandeluxe dijo...

CACHO CANTOR , POETA Y MUJERIEGO UN ICONO DE BS AS Y DE LOS PORTEÑOS CANCHEROS Y SIN MALDAD SOLO CON LA PICARDIA DE LOS QUE NOS GUSTAN LAS MUJERES MAS QUE E DULCE DE LECHE .

CACHO UN AMIGO HARE QUE PSE Y CONOZCA EL BLOG ( TENEMOS AMIGOS EN COMUN )

YERMANDELUXE

GRACIAS POR PASAR TU COMENTARIO ENGALANAN MI BLOG

SAFIRO dijo...

YERMANDELUXE
¡Cartón lleno!...cayó el que faltaba...cuídense del dulce de leché...digo... por el azúcar.

Que fantástico esto de Cacho: es ídolatrado por sus congéneres y amado por la oposición...
y ambos, ellos y ellas al pensar en él...sonríen/sonreimos.

Yerman, no juegues con la salud...
Tanguetto diría que el bobo no aguanta tantas emociones...

Traélo,Yerman invitalo...yo empiezo por las dudas a ordenar este boliche, no estamos en Gaona y Boyacá pero tenemos humedad y un gato que destroza los cordones de los zapatos.
También podemos pedirle al Hippie que consiga un billar y al maestro Tinta...bueno...¡que se haga cargo del botánico!
Por supuesto las "chicas" servimos el café...JE!

Gracias a vos, por venir y aportar una cuota de alegría.

Un fuerte abrazo!!

MARISEL dijo...

Me quedo con tu blog....Sabes un día llegue a TODO TANGO, por mi fascinación por el y llegue para quedarme en esa pagina maravillosa, en donde encontré grandes amigos, ahora escribo poesía en un conventillo llamado el patio de los poetas...amo tu país sin conocerlo, amo el tango y este sitio es maravilloso....
Si te gusta la poesía visitame.
Besos desde México

SAFIRO dijo...

MARISEL
¡Bienvenida! y gracias por tus palabras.
Me encantó lo de "conventillo" del Patio de los poetas...imagino la magia de ese lugar!

Aprecio tus conceptos hacia mi sitio y ese amor hacia nuestro país y el tango...lo agradezco profundamente.

Te visité... y me gusta tu poesía, es hermosa, serena y hay mucha calidez en tu espacio.
Volveré con más tiempo para leer las entradas anteriores.

BESOS

Fernando Nerú dijo...

Vuelvo y encuentro tu casa entristecida por tu ausencia, que decora magnamente cada estribo de este bello rincon.

Felicitaciones por el maravilloso trabajo que realizas en este blog.

Un abrazo desde Ica mi tierra amada, desde donde te invito a mi blog, donde serás bienvenida.

SAFIRO dijo...

FERNANDO NERÚ
Sólo una ausencia aparente... estaba tratando de saber cuanto pesa el alma de un poeta y me distraje en la tarea de pesar en una pequeña balanza de cristal lo siguiente:
el peso de un rayo de luna
la caricia del sol en la piel
el silencio
el vuelo de un colibrí
una huella en la arena
la brisa marina
el titilar de una estrella
el rumor del viento
una mirada
el rubor en las mejillas
un suspiro

y me da el peso de una poesía...

Dios suele otorgar ese Don de poesía y palabra a algunos seres con alas doradas.

Ya ves, no estaba ausente...

Un abrazo!!

Airblue dijo...

¡Ojalá fuese capaz de bailar el tango!!.... lo encuentro sensual y fascinante, pero difícil, muy difícil. Y cantarlo, sólo vosotros, lo llevais en la sangre.
De nuevo un post completo e informativo para gente que amamos la musica.

Desde un Madrid un tanto enloquecido por la copa de Europa, mi beso y mi flor.

Laly dijo...

Hola mi QUERIDA IRMA!!!!

GRACIASSSSSSSS! por tu inmensa companìa en mis dias de silencio.

Te abrazo fuerte

Laly

Fernando Nerú dijo...

Safiro, estimada, vamos que ya es hora de postear nuevamente...

Besos y abrazos.

Fernando Nerú dijo...

Maravillosa respuesta le has dado a mi alma, gracias amiga mia.

Mis versos siempre tuyos...

Fernando Nerú dijo...

Dónde andas? Safiro, estoy de nuevo dilatando pasos por blogger. Te extrañe y cuanto.

 
>