24 de julio de 2007

Los formales y el frío-MARIO BENEDETTI






Quién iba a prever que el amor, ese informal
se dedicara a ellos tan formales



mientras almorzaban por primera vez
ella muy lenta y él no tanto
y hablaban con sospechosa objetividad
de grandes temas en dos volúmenes
su sonrisa, la de ella,
era como un augurio o una fábula
su mirada, la de él,
tomaba nota de cómo eran sus ojos,
los de ella, pero sus palabras, las de él,
no se enteraban de esa dulce encuesta
.
.
como siempre o como casi siempre
la política condujo a la cultura
así que por la noche concurrieron al teatro
sin tocarse una uña o un ojal
ni siquiera una hebilla o una manga
y como a la salida hacía bastante frío
y ella no tenía medias sólo sandalias
por las que asomaban unos dedos
muy blancos e indefensos
fue preciso meterse en un boliche
.
.
y ya que el mozo demoraba tanto
ellos optaron por la confidencia
extra seca y sin hielo por favor
cuando llegaron a su casa, la de ella,
ya el frío estaba en sus labios ,los de él,
de modo que ella fábula y augurio
le dio refugio y café instantáneos
.
.
una hora apenas de biografía y nostalgias
hasta que al fin sobrevino un silencio
como se sabe en estos casos es bravo
decir algo que realmente no sobre
.
.
él probó sólo falta que me quede a dormir
y ella probó por qué no te quedas
y él no me lo digas dos veces
y ella bueno por qué no te quedas
de manera que él se quedó en principio
a besar sin usura sus pies fríos, los de ella,
después ella besó sus labios, los de él,
que a esa altura ya no estaban tan fríos
y sucesivamente así
mientras los grandes temas dormían
el sueño que ellos no durmieron
.
:
.
MARIO BENEDETTI
.


Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Uruguay. Fue hijo de Brenno Benedetti y Matilde Farugia, quienes lo bautizaron con cinco nombres, siguiendo sus costumbres italianas, Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia

Se educó en el Colegio Alemán de Montevideo y el Liceo Miranda, y trabajó como vendedor, taquígrafo, contable, funcionario público y periodista. Entre 1938 y 1941 residió casi continuamente en Buenos Aires, y, en 1945, de regreso a Montevideo, se integró en la redacción del célebre semanario Marcha; allí se forma como periodista junto a Carlos Quijano, y formará parte de su equipo hasta 1974 con la clausura de la publicación. Ese mismo año, 1945 publica su primer libro de poemas, La víspera indeleble, que no se volverá a editar.

A la aparición de su primera obra ensayística, Peripecia y novela, (1948) siguió, en 1949, su primer libro de cuentos, Esta mañana, y, un año más tarde, los poemas de Sólo mientras tanto. En 1953 aparece Quién de nosotros, su primera novela, pero es el volumen de cuentos Montevideanos (1959) --en los que toman forma las principales características de la narrativa de Benedetti-- el que supuso su consagración como escritor. Con su siguiente novela, La tregua (1960), Benedetti adquiere proyección internacional: la obra tuvo más de un centenar de ediciones, fue traducida a diecinueve idiomas y llevada al cine, el teatro, la radio y la televisión.

Por razones políticas, debió abandonar su país en 1973, iniciando así un largo exilio de doce años que lo llevó a residir en Argentina, Perú, Cuba y España, y que dio lugar también a ese proceso bautizado por él como desexilio: una experiencia con huellas tan profundas en lo vital como en lo literario.

Su amplia producción literaria abarca todos los géneros, incluso famosas letras de canciones, y suma más de setenta obras, pero entre ellas destacan sus recopilaciones poéticas Inventario e Inventario Dos, los cuentos de La muerte y otras sorpresas (1968), Con y sin nostalgia (1977) y Geografías (1984), las novelas Gracias por el fuego (1965) y Primavera con una esquina rota, que en 1987 recibió el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional, así como la irrepetible novela en verso El cumpleaños de Juan Ángel.



ACTUALIZADO EL 18 DE MAYO DE 2009




Nota textual del diario Clarín
http://www.clarin.com/diario/2009/05/18/sociedad/s-01920976.htm


Murió Mario Benedetti,

poeta de los sentimientos, la emoción y las ideas.
Fue uno de los grandes de la literatura latinoamericana. Con un estilo llano, creativo y profundo cautivó a varias generaciones. Tenía 88 años.


Ayer su corazón, corazón coraza, dijo basta en su casa, en su Montevideo, once días después de haber sido dado de alta por una dolencia digestiva crónica que le originó sangrado de colon y una descompensación respiratoria. Había vuelto a su casa, al responder satisfactoriamente al tratamiento médico, en la que fue su cuarta internación hospitalaria durante 2009.
Lo velarán hoy en la sede del Congreso de Uruguay.

Así cerró su trato con la vida, a la cual había asomado el 14 de septiembre de 1920 en Paso de los Toros, Tacuarembó. Sus padres le dieron cinco nombres: Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno. Por eso le dedicó un poema al hijo que nunca tuvo, prometiéndole un nombre monosilábico.

Un ligero humor, cierta esperanza, una prosa despejada, una atenta mirada sobre el universo de la clase media rioplatense, fueron elementos típicos de su extensa obra. Exiliado y famoso, vivió entre Montevideo, Buenos Aires, Lima, La Habana y Madrid.

Escribió en todos los géneros. Fue cuentista, novelista, dramaturgo, ensayista, periodista, poeta. Publicó más de 80 libros. Sus poemas serían musicalizados e impresos en afiches. Sus novelas y cuentos llegarían a ser películas taquilleras. Sus ensayos --sobre todo Letras del continente mestizo, de 1967-- influirían en las lecturas de miles de jóvenes latinoamericanos. Integró la corriente literaria que en los años 60 fue llamada "nueva literatura latinoamericana" -junto a Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, José Donoso, Juan Rulfo, entre otros- que tenía como fórmula los relatos mágicos y el lenguaje ágil, destreza aprendida de los narradores norteamericanos y el periodismo.

El autor de la novela La tregua -150 ediciones y traducida a veinte idiomas, la versión fílmica de Sergio Renán fue nominada al Oscar en 1974- tuvo una infancia y adolescencia muy duras. Estafaron al padre y la farmacia de éste quebró. En 1924 se mudaron a Montevideo. Benedetti hizo la primaria en el Colegio Alemán --aprendió el idioma y el hábito de la puntualidad- hasta que sus padres lo sacaron porque ahí se hacía el saludo nazi. Cursó la secundaria en el Liceo Héctor Miranda --símbolo de la educación laica-- y en 1935 empezó a trabajar en la empresa de repuestos Will Smith, donde fue contador, cajero y taquígrafo.

En 1939 se mudó a Buenos Aires como secretario de la Secta Raumsólica de Logosofía. En esta orilla vivió en pensiones pobres, leía poemas de Baldomero Fernández Moreno en la plaza San Martín y le escribía poemas a su amada de toda la vida, Luz López Alegre, con quien se casaría en 1946. Ella murió en 2006 y desde entonces el escritor no se movió del centro de Montevideo. Sólo salía para ir al cercano bar San Rafael donde almorzaba, acompañado por su hermano Raúl y su secretario, Ariel.

Hacia 1941 el joven escritor volvió a Montevideo con un puesto en la Contaduría General de la Nación, pero se enfermó de tifus. Su amada Luz se atrevió a besarlo en la boca a pesar del tifus y lo conquistó para siempre. En 1945 Benedetti se integró al semanario "Marcha", allí conoció a Juan Carlos Onetti, Angel Rama, Idea Vilariño y otros escritores de la mítica Generación del 45. Allí trabajo hasta su cierre, en 1974, por la dictadura de Juan María Bordaberry.

El regalo de sus bodas con Luz, en 1946, fue un primer libro de poemas, La víspera indeleble, que apenas vendió nueve ejemplares y jamás fue reeditada. En 1948 dirigió la revista "Marginalia" y publicó la primera de sus obras influyentes, el ensayo "Peripecia y novela". Integró la redacción de la revista "Número" y ya era el director literario de "Marcha" pero no abandonaba su empleo público. Uruguay "es la única oficina que ha conseguido el estado de República", decía en 1956 en sus Poemas de la oficina.

Con la publicación de un libro de cuentos, Montevideanos, en 1959, mostró su ojo para captar el mundo de la clase media uruguaya. Y en 1960, con la novela La tregua se hizo famoso.

Se identificó además con los movimientos de liberación, con la izquierda y con la Revolución Cubana.

El golpe de Estado de ese años en Uruguay lo lanzó al exilio. Tras el cierre de "Marcha" se fue a Buenos Aires, de donde escapó en 1975 amenazado por la Triple A. Fue detenido en Lima y en 1976 llegó a La Habana por intermedio de Haydée Santamaría, directora de la Casa de las Américas. En 1980 se trasladó a Palma de Mallorca. Y en 1983, a Madrid. En 1985 volvió a Montevideo para orientar el semanario "Brecha". Llegarían desde entonces muchos honores, como los premios Reina Sofía y Amnesty International, entre otros. Hacia 1994 se difundieron en España recopilaciones de sus poemas y sus cuentos. Los críticos literarios anotaron a Benedetti en el "coloquialismo".

Hasta el fin de su vida continuó defendiendo el socialismo "como esencia". En 1999, cuando ganó el Premio Reina Sofía de poesía, dijo que el siglo XX fue el tiempo "del progreso técnico y científico, egoísmo y vergonzoso desarrollo de la injusticia social. La globalización política y económica está en boca de todos, pero nadie habla de la globalización de la hipocresía y de la frivolidad".

Sus compatriotas lo homenajearon en 2004 cuando recibió el doctorado honoris causa en la Universidad de la República. Ya era un montevideano universal.





http://www.clarin.com/diario/2009/05/18/sociedad/s-01920976.htm






“El escritor Mario Benedetti murió en Montevideo y dejó huérfana a la literatura uruguaya y latinoamericana de uno de sus poetas y narradores más prolíficos, venerado por generaciones por su ética social y su melancólico canto a la vida".

Último poema

En su lecho de muerte dictó a su secretario personal, Ariel Silva, lo que se convertiría en su último poema :

Mi vida ha sido como una farsa

Mi arte ha consistido

En que esta no se notara demasiado

He sido como un levitador en la vejez

El brillo marrón de los azulejos

Jamás se separó de mi piel

15 comentarios:

Nanny Lidia dijo...

Con esa foto las palabras se hacen una hermosa y romantica realidad, al menos en nuestras mentes .
Muy bueno Irma.
Beso

TINTA DEL CORAZON dijo...

BENEDETTI , Y TU PALABRA ,,,EL FRIO SE ESCAPA.
ME ENCANTÓ.

Ferípula dijo...

Qué letra!!!!!!
No conocía este poema...al fin de cuentas... es lo que necesitamos todos: caricias, amor, ternura, sin tantas filosofías frías...


Irma: quería agradecerte tanto todo lo que me contaste. Me hizo mucho bien. MUCHO: así de MUCHO!
Cuánto amor rodeó a tu hijo...por todos lados... Gracias de todo corazón.
Ya pasará la tormenta. Besos!

Blue Cat dijo...

Bueno, hasta a los mas formales el amor les da un poco de atrevimiento, no? Dulce y simpatica poesia, abrazos desde una noche de verano mas.

MentesSueltas dijo...

Hermosa, aquí vengo para saludarte y recibo este regalo de tan bellas letras del maestro... hermoso. Gracias por compartirlo.

Me agrada visitarte y recorrer tu mundo zafiro... un instante magico.

MentesSueltas

Ferípula dijo...

EStamos intentando reflotar la sopa....
A-Dios, como me enseñó Byron.

Veremos qué pasa.
Ojalá todo se solucione.

Gracias! Me gustó la idea del cartel...Abrácenme fuerte. :)
Gracias, Irma!

SAFIRO EN SEPTIEMBRE dijo...

Mi pequeña,
espero que las cosa ocurran de la manera que sea lo mejor para tu vida.
No sufras, sé todo lo positiva y optimista que puedas.
No voy a darte recetas...no las hay y las experiencias ajenas no sirven.
Solo te digo que mi corazón y mis oraciones te acompañan.

Te abrazo fuerte, te beso el pelo y te mimo.

Rocío dijo...

Que bello poema! estamos aquí como siempre disfrutandote mucho.

Las dos te dejamos mucho cariño, amor,ternura, abrazos y besos, para abrigar tu corazón.

Te queremos Irma!

EL HIPPIE VIEJO dijo...

UN AGUANTE!!!!.. PARA NUESTRA AMIGA!

AY MUJER, ME PERDÍ.. ESTOY EN LAS NUBES DE UBEDA..

WOW!!!QUE DESCONCIERTO POR FAVOR..
TENÍA TODO MASTICADO..
ME VOLÉ!

A VER, TENDRÍA QUE BORRAR TODO, PERO NO...


.."APRENDÍ A SER FORMAL Y CORTÉS, CORTÁNDOME EL PELO, UNA VEZ POR MES,
Y SI ME APLAZÓ LA FORMALIDAD,
ES QUE NUNCA ME GUSTÓ LA SOCIEDAD.."

.."CARAS CONCHETAS, MIRADAS BERRETAS
Y HOMBRES ENCAJADOS EN FIORUCCI.
OIGO
"DAME Y "QUIERO" Y
"NO TE METAS"
"TE GUSTÓ EL NUEVO BERTOLUCCI?"

"LA RUBIA TARADA, BRONCEADA, ABURRIDA, ME DICE
"POR QUÉ TE PELASTE?"
Y YO
"POR EL ASCO QUE ME DA TU SOCIEDAD.
POR EL PELO DE HOY
¿CUANTO GASTASTE?"..
PA PA UN MAU MAU!!!..Y PETTINATO HACÍA SONAR SU SAXO, JE!

SI, ESTOY CANTANDO A SUI GENERIS Y SUMO!!!

CREO QUE TENDRÍA QUE CAMBIAR LOS REMEDIOS, JEJE!!!

AMIGA, ME DESPIDO.

PERO ANTES LE DIGO QUE ME GUSTÓ EL POEMA.

ESE ENCUENTRO DE DOS SERES QUE EN LA CALIDEZ DE SUS CUERPOS BUSCAN ENCONTRAR SU PROPIO MUNDO, SIN IMPORTARLES EL MUNDO "REAL", POR CIERTO, BASTANTE FEO!

QUE TENGA USTED UNA BUENA NOCHE

ADAL

EL HIPPIE VIEJO dijo...

NO SOLO FEO, SINO BASTANTE FRÍO TAMBIÉN!

Umma1 dijo...

Déjà vu.
Historia conocida, vivida, tan común y tan mágica.

Que tengas un buen fin de semana.

Besos

modes amestoy dijo...

cómo narra Benedetti, es una maravilla.
Un abrazo

Chela dijo...

El amor es fantástico para descansar de todo lo demás. Los momentos de amor alimentan la vida.Los añoro...
Un abrazo, querida amiga.

Rocío dijo...

Pasamos por aquí, para desearte un cálido y tierno fin de semana , para que puedas disfrutar la compañia de tus tres soles.

A los cuatro les dejamos besos con todo nuestro cariño!

La vida está llena de cosas muy hermosas,como leer tus poemas vive la vida y gozala al máximo!!
Te queremos mucho!!

Juan Lucas dijo...

Un beso querida Irma. Espero y deseo tengas un buen fin de semana.
Abrígate pues con los besos de los que ta aman de esos frios polares.
Recibe los míos.
Besos mil
Juan Lucas.